Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Los tres Reinos de la Naturaleza. Zoología o Reino Animal. Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. 17

traste que forma la aridez del sistema atomístico y sus estrañas visiones .acerca de la formacion de la tierra, con la viva descripcion de la raza humana saliendo de los bosques; para labrar los campos, vencer las fuerzas de la naturaleza, cultivar su espíritu, perfeccionar su lenguaje y fundar la vida civil.
Si un hombre de estado, en medio de una vida agitada , conserva en su corazon un placer vivo por la naturaleza y clamor á la soledad, es menester buscar el origen de estos sentimientos en las profundidades de un carácter noble y grande.
El conocimiento de las obras de Virgilio y de Horacio se halla tan generalmente estendido entre todos los que se dedican ó se hallan iniciados en la literatura latina, que seria supérfluo el estraer pasages para recordar el vivo y tierno sentimiento de la naturaleza que anima algunas de sus composiciones. En la epopeya nacional de Virgilio, por el mismo carácter de este género de poema, la descripcion del paisage debía ser un simple accesorio y no podía ocupar sino un lugar muy pequeño. En ninguna parte se nota que el autor se adinera á describir lugares determinados; pero los colores armoniosos de sus cuadros revelan una profunda inteligencia de la naturaleza. ¿Dónde han sido representados mas felizmente la calma del mar y el reposo de la noche? ¡Qué contraste mas gracioso entre las imágenes serenas y las enérgicas pinturas de la borrasca, entre la caída de las rocas y la erupcion del Etna!
Las descripciones de la naturaleza no dejan de ser menos raras entre los prosaicos romanos qué entre los prosáicos griegos; los grandes historiadores Julio César, Tito Livio y Tácito no hacen mas que describir un campo de batalla, el pasage de un rio ó desfiladeros impracticables en las montañas; no acuden á la naturaleza mas que cuando sienten la necesidad de representar al hombre luchando contra los obstáculos que ella le opone.
Mientras que se agitaban los sentimientos que inspiraba la antigüedad clásica, y que, desviando los espíritus del estado pasivo del mundo inanimado, los habia conducido hacia la acción y la manifestacion de las fuerzas humanas, un espíritu nuevo salía ala luz del dia : el Cristianismo se esparcía poco á poco y á todo alcanzaba su benéfica influencia. Ocupado, al mismo tiempo que prevalecía como religión del Estado en la franquicia civil de la raza humana y en la rehabilitación de las clases inferiores, libertaba tambien la naturaleza ensanchando su horizonte. La vista no se fijaba ya constantemente, en las formas de los dioses del Olimpo. El Creador se muestra tan grande en la naturaleza inanimada como en la naturaleza viva, en la lucha desordenada de los elementos, como en el curso lento de un desarrollo orgánico. Desgraciadamente la disolución sucesiva del poderío romano llevó consigo la corrupcion del lenguaje, la imaginación perdió su poder creador, la simplicidad y la pureza de la diccion se alteraron al principio en los países latinos y mas tarde en el imperio griego. El gusto de la soledad, la costumbre de las meditaciones sombrías , el recogimiento interior, han dejado en todos los escritos de este tiempo señales bien manifiestas. La lengua y el estilcgeneral han sufrido igualmente.
Cuando llegan á desarrollarse en el mundo sentimientos nuevos, se encuentran algunos gérmenes precoces y profundamente grabados. Mas de una vez se ha esplicado la languidez que se encuentra, en Mímnerma por una disposición sentimental del alma.
El mundo nuevo de ninguna manera ha roto bruscamente su alianza con el antiguo; pero los cambios verificados en las ideas religiosas de la humanidad, en los sentimientos morales y aun en la vida exterior de los pueblos que actúa sobre el espíritu de la multitud han hecho brillar repentinamente lo que se había ocultado hasta entonces á su atención. El Cristianismo condujo los espíritus á la investigacion del testimonio de la grandeza y escelencia del Creador en el órden del mundo y en la sublimidad de la naturaleza.
La tendencia á glorificar la divinidad debió atraer el gusto de las sorprendentes descripciones de Minucius Félix y de San Basilio. Las homelias de San Basilio sobre el Hexamenon atestiguan que poseía un sentimiento profundo de la naturaleza. Pinta las dulzuras de las noches eternamente serenas del Asia Menor, donde, según su espresion, los astros, flores inmortales del cielo, elevan el espíritu del hombre de lo visible á lo invisible. Si en la imagen de la creacion, del mundo quiere celebrar las bellezas del mar y los aspectos variados y cambiantes de esta llanura sin límites, describe el suave movimiento de las aguas por el soplo dé los vientos, el bello reflejo de una luz ya blanca, ya azul, ya roja, y el juego agradable que nos presentan sus orillas.
El respeto hácia la Divinidad por la contemplacion entusiasta de la naturaleza, no .solamente atrajo el gusto de las descripciones poéticas, sino que también se puede decir que en el primer fervor de la nueva fe su admiración caminaba siempre mezclada con el desprecio de las obras humanas. Parece que la elocuencia encontró su elemento y su libertad en el retiro de las selvas y montañas de la Siria y del Asia Menor.
Cuando mas tarde, en los tiempos enemigos de toda civilización, se estendió el Cristianismo entre las razas germánicas y célticas, que no conocian hasta entonces mas que la religión natural, y honraban bajo groseros símbolos las fuerzas conservadoras ó destructoras del universo, el comercio íntimo con la naturaleza y el estudio de sus misteriosas fuerzas llegaron á ser considerados como encantos; el conocimiento del mundo exterior pareció entonces tan peligroso como lo fue á los ojos de Tertuliano, de Clemente de Alejandría y de casi todos los antiguos padres. En los siglos XII y XIII los concilios deTours y de París prohibieron ávlos monges la lectura de las obras de física. Alberto el Grande y Rogerio Bacon fueron los primeros que rompieron con valor las barreras del espíritu humano, absolvieron la naturaleza y la restablecieron en el mundo de las ideas con sus antiguos derechos.
Hemos manifestado hasta aquí la oposición que en las literaturas griega y latina, tan íntimamente ligada la una á la otra, se ha manifestado según la diferencia de los tiempos. Pero el contraste que produce en la manera de sentir no es felizmente efecto del tiempo ó de las revoluciones por las cuales han formado insensiblemente los gobiernos; las costumbres y las religiones, son las que causan principalmente la variedad de las razas y su génio originario. ¡Qué oposición no se nota en el sentimiento de la naturaleza y en el color poético de las descripciones, entre los griegos, los germanos del Norte, las razas semíticas, los persas y los Hindus! El amor de la naturaleza , particular de las razas contemplativas de la Germánia, se manifiesta en los mas antiguos poemas de la edad media, igualmente que el de los Hindus en las poesías de Kalidasa. Los hebreos se distinguen sobre todo porque abrazan siempre el mundo en una unidad imponente, comprendiendo á la vez el globo terrestre y los espacios luminosos del cielo. Rara vez se paran en los fenómenos aislados, ni tienen sino placer en contemplar los conjuntos. No representan la naturaleza como teniendo una existencia distinta, y poseyendo un derecho á los homenajes por su propia belleza; aparécese siempre á los poetas, hebreos en su relacion con el poder espiritual que la gobierna desde las alturas. La naturaleza es para ellos una obra creada y ordenada, la espresion viva de un Dios presente en todas las maravillas del mundo sensible.

Página siguiente

Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.