Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Los tres Reinos de la Naturaleza. Zoología o Reino Animal. Antropología. De la vejez y la muerte. 55

á la edad de 18 á 20 años,; no pueden ya estenderse, y por consiguiente empiezan á aumentar en solidez, y continúan condensándose con la vejez. Lo mismo sucede con las libras de que se componen los músculos. Cuanto mas se vive se lince la carne mas dura; pues aunque al tacto pudiera creerse que sucede lo contrario, respecto á que, pasada la edad de la juventud, parece que la carne empieza á perder parte de su frescura y firmeza, y que su blandura va creciendo con la edad, debe reflexionarse que esta apariencia no depende de la carne sino de la piel. Cuando esta se halla bien estendida como lo está mientras el volumen de las carnes y demás partes se va aumentando, la carne, aunque menos sólida de lo que debe, serlo con el tiempo, parece dura al tacto.; Esta dureza empieza á disminuirse luego que las carnes se cubren de gordura, porque la grasa, sobre todo cuando es demasiado abundante, forma una especie de capa entre la carne y la piel; y siendo mucho mas blanda que la carne sobre que la misma piel descansaba antes, se percibe al tacto esta diferencia, y parece que ha perdido en cuanto á su solidez. La piel se estiende y crece según se aumenta la gordura, y luego, por poco que esta se disminuya, se arruga, y la carne se presenta blanda y fofa al tacto. Dedúcese de lo dicho que no es la carne la que se ablanda, sino la piel con que está cubierta; la cual, no teniendo la. misma tension que antes, se pone blanda, pues la carne va siempre adquiriendo solidez con la edad, como puede comprobarse comparando la carne de los animales jóvenes con la de los viejos, en cuyo cotejo se hallará que aquella es tierna y delicada, y esta seca y tan dura que no se puede comer".
Mientras se aumenta el volumen del cuerpo, la piel puede estenderse; pero, cuando aquel llega á disminuirse, esta no tiene ya toda la elasticidad necesaria para recobrar enteramente su primer estado, por lo cual adquiere pliegues y arrugas que nunca se borran. Las del rostro dependen en parte de esta causa; pero hay en su producción cierta especie de orden relativo á la forma, facciones y movimientos habituales del rostro. Si se examina con atención el de un hombre de 25 á 30 años, se podrá descubrir en él el origen de todas las arrugas que deberá tener en la vejez, para lo cual bastará ver el rostro en un estado de acción espresiva como la de la risa, el llanto ó un gesto violento, pues todos los pliegues que se formen en estas diferentes acciones, vendrán algún dia á ser arrugas indelebles, porque en efecto siguen la disposición de los músculos, y se gravan por el hábito mas ó menos frecuente de los movimientos que de ellos dependen.
A medida, pues, de lo que se crece en edad, los huesos, ternillas, membranas, carne, piel y todas las fibras del cuerpo adquieren mas solidez, y se ponen mas duras y secas: todas las partes se retiran y encogen y todos los movimientos son mas pausados y difíciles; hay menos libertad en la circulación de los fluidos; la transpiración se disminuye; altéranse las secreciones: la digestión de los alimentos es mas tarda y trabajosa; los jugos nutricios, menos abundantes, no pueden penetrar en la mayor parte, dé las, libras, que se han consolidado demasiadamente dejando de ser útiles para la nutrición. Estas partes demasiado sólidas son partes muertas, puesto que cesan de nutrirse. y por consiguiente el cuerpo muere lentamente; su movimiento va siendo mas fardo, la vida se estingue por gradaciones sucesivas; y la muerte no es mas que el último término de esta serie de cambios, ó la última gradación de la vida.
Siendo los huesos, ternillas, músculos y demás artes que componen el cuerpo menos sólidas y mas landas en las 'mujeres que en los hombres, se deduce que las partes del cuerpo de estas necesitan mas tiempo para adquirir la solidez que causa la muerte, que por consiguiente, la vejez délas mujeres debe ser mas dilatada que la de los hombres, como efectivamente sucede ; pudiendo observarse en las tablas hechas-para formar juicio de la mortandad del género humano que, cuando las mujeres han pasado de cierta edad, viven mucho mas tiempo que los hombres sus coetáneos. También se debe inferir de lo dicho, que los hombres, mas débiles al parecer que otros, y que se aproximan mas á la constitución de las mujeres, deben sobrevivir á los que parecen mas fuertes y robustos; y del mismo mono se puede creer que en ambos sexos las personas que han tardado mas en adquirir su total incremento son las que deben vivir mas tiempo, pues en ambos casos los huesos, ternillas y fibras llegarán mas tarde al grado de solidez que debe producir su destrucción.
Esta causa de la muerte natural en general y común á todos los animales, y aun á los vejetales. Si un roble perece, es porque las partes mas antiguas de la manera, que están en el centro, llegan á ponerse tan duras y compactas que no pueden nutrirse; de donde se sigue que, perdiendo su circulación, la humedad que contienen, y que no puede renovarse con una nueva savia, fermenta, se corrompe, y altera lentamente las fibras de la madera las cuales adquieren un color rojo, se desorganizan, y al fin se reducen á polvo.
La duración total de la vida puede, en cierto modo medirse por la del tiempo del incremento. Un árbol ó un animal que lo adquiere en poco tiempo, perece mucho antes que otro que necesita mas para crecer. En los animales, igualmente que en los vejetales, el incremento en su altura es el primero, que se perfecciona: un roble, cesa de crecer mucho antes de haber adquirido todo su grueso: el Hombre crece hasta los diez y seis años, y sin embargo, la total estension de todas las parles de su cuerpo, en cuanto al grueso, no se perfecciona "hasta los treinta: los perros crecen en menos del primer año todo lo que han de crecer en altura, y no acaban de embarnecer hasta el segundo. El Hombre, que farda en crecer ¡¡asta los treinta años, vive noventa ó ciento; y el Perro, que no tarda sino des ó tres años, tampoco vive mas que diez ó doce. Lo mismo se observa en el mayor número de animales: los pescados, que no cesan de crecer hasta pasado gran número de años; viven siglos; y esta larga duración de su vida debe depender, como dejamos insinuado, de la constitución particular de sus espinas,, que nunca adquieren tanta solidez como los huesos de los animales terrestres. En la historia particular de los animales examinaremos si tiene excepciones esta especie, de regla que observa la naturaleza en la proporción de la duración de la vida con la del incremento, y si en efecto es verdad que los cuervos y los ciervos viven, como se asegura, tan grande número de años: lo que se puede decir, generalmente hablando, es que los animales graneles viven mas que los pequeños, porque tardan mas en crecer.
Son, pues, necesarias las causas de nuestra destrucción é inevitable la muerte; no habiendo en nosotros mas facultad para alargar su término fatal, que para mudar las leyes de la naturaleza. Las ideas de algunos visionarios sobre la posibilidad de perpetuar la vida con remedios debieran haber perecido con sus autores, si el amor propio no escitase siempre la credulidad, hasta persuadirse de lo mas imposible, y dudar de lo mas verídico, real y constante: la Panacea, sea la que fuere su composición la transfusión de la sangre, y los demás medios que se han propuesto para rejuvenecer ó inmortalizar los cuerpos , son por lo menos tan quiméricos, como fabulosa la virtud de las aguas del Jordán.

Página siguiente

Antropología. Importancia y sublimidad del Hombre en la creación. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

Marzo trae hojas y noviembre las despoja.
Hasta el día de Navidad no es invierno de verdad.
De San Martín en adelante, no hay diablo que aguante.
Leer sin meditar es una ocupación inútil. Confucio

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.