Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Buffon: Zoología o Reino Animal. Antropología. División de las Razas. Raza Negruzca. 121

aplanada la coronilla: esta disminución de la capacidad occipital es el carácter mas sobresaliente en todos aquellos hotentotes. El cráneo de los papúes tiene el occipucio mas ancho y mas fuerte que el de los hotentotes. Son, como los hotentotes, de entendimiento menguado; en extremo indolentes y holgazanes, y, aunque medrosos, riñen entre sí con denodado encono. Son, extremadamente candidos y sencillos, y su corazón es bastante bondadoso para animarlos á ningún intento malvado. Déjansé oprimir por flojedad de índole; pero nunca son esclavos provechosos, porque prefieren la muerte al trabajo largo y penoso , y son tan indiferentes y apáticos para las tareas domésticas, como propensos á todos los placeres sensuales, á la danza, la glotonería, la embriaguez, el sueño , etc. Diriase que no tienen de hombre mas que el cuerpo; apenas forman el menor concepto de un Ser supremo; todas sus concepciones son parto inmediato de los sentidos; su entendimiento no es de mayor quilate que el instinto del Orangután, y de ahí es que traen una vida de todo punto irracional. Esta casta cuenta dos variedades ó familias principales en el hemisferio austral, donde, al parecer, está esclusivamente asentada.

1º El vástago de los hotentotes se extiende por toda la punta meridional de África desde Cabo-Negro hasta el cabo de Buena-Esperanza, y desde éste punto hasta Monomotapa. Comprende los namaqueses, los hesisaqueses, los gonaqueses, chamoqueses, goriqueses, gasiqueses, sonqueses, los habitantes de la Tierra Natal, los huzuanos y otros pueblos semejantes, que viven en estado montaraz y se alimentan de sus rebaños. Los que habitan al Levante del cabo de Buena-Esperanza manifiestan prendas físicas y morales harto superiores á las de los moradores de Poniente, aunque sucede diametralmente lo contrario respecto de los animales. Vénse entre los hotentotes algunas tribus en estremo bravias, conocidas por los holandeses con el nombre de boshmanes ó bosjesmanes; las cuales permanecen en los bosques y en las cuevas, asaltan repentinamente los llanos, viven del robo y de raices silvestres, apenas conocen el uso del habla, y andan tan desnudos como los animales de las selvas. La estremada miseria en que yacen les induce á desamparar en las cuevas ó en espantosos desiertos á los ancianos de su tribu. Los demás hotentotes se gobiernan sin ley y sin rey ni regla fija; pero como son mansos y bondadosos, viven en buena paz y compañía. De aquí pudiera deducirse que las leyes y los gobiernos son tanto mas perfectos y justicieros, cuanto mas capaces los hombres de dañarse unos á otros; y de ahí que casi podamos deslindar la maldad y corrupción de los pueblos por la multitud de sus leyes y de sus trabas sociales.

La complexión de los hotentotes es muy floja ó linfática; tienen invencible antipatía al trabajo; el iris de sus ojos es castaño, sus párpados lineales como los de los chinos, su vista en estremo perspicaz; y tienen muy cabales todos los sentidos. Pero prefieren la ociosidad á todos los placeres, pues según ellos harto trabaja el que piensa, y el trabajo es el azote de la vida.

Algunos hotentotes toman dos mujeres á la vez; y aunque el adulterio sea reputado entre ellos por crimen capital, vénse muchas mujeres que tienen un suplente de su marido. La hotentota que pare dos mellizos y no puede criarlos, sacrifica el mas endeble ó la hembra, y abandona á los hijos que nacen estropeados.

No puede darse gente mas ruda y desaseada que estos hotentotes; siempre andan untados con sebo y hollín, ó cuajados de boñiga, llevando á guisa de braceletes, correas de cuero sin curtir, que se pudren sobre su cuerpo. Comen sin lavar los intestinos de los animales, y depositan la leche en odres grasientos y sucios; en fin, para redondear este cuadro, diremos que siempre son asquerosos, y permanecen todo el día sentados sobre la arena en ademan indolente y con la pipa en la boca: El tabaco es para el hotentote un renglón de primera necesidad; fuma desde el amanecer hasta la noche, lo mismo que sus mujeres. Estas tienen los pechos abultados y colgantes como alforjas, y dan de mamar á sus hijos sobre sus espaldas.

Algunos viajeros afirman que los hotentotes tienen la costumbre de cercenar un testículo á sus hijos para que sé habiliten en la carrera. Este hecho se halla actualmente desmentido, aunque parece cierto según Barrow, que los bosjesmanes antes de empezar á correr, se introducen los testículos en la cavidad abdominal. Puede asegurarse que los hotentotes no conocen religión, si bien parece que tributan, cierto respeto á unos ídolos y temen á los espíritus malignos, de quienes les hablan sus agoreros; los cuales derraman la orina sobre los recien casados en señal de fecundidad. El habla de los hotentotes es un cloqueo muy parecido al del pavo.

2º La otra familia ó variedad de esta casta es la de los papúes de Nueva-Guinea, de los salvajes de Australasia y Nueva-Caledonia. A pesar de la halagüeña pintura que hacen algunos viajeros ingleses de los moradores de Nueva-Holanda, fuerza es confesar que son los hombres mas feos y los que mas se aproximan al Orangután: su cabeza abultada y prolongada desde la barba al occipucio, su cabello áspero y crespo, sus ojos pequeños casi juntos, su nariz ancha y arremangada, con la ternilla horadada y, cuajada de huesos y plumas, su boca descomunal, sus anchas espaldas, su vientre abotargado, sus largos muslos y sus piernas cenceñas y rasas, tan delgadas como los brazos y las manos, un escroto abultadísimo y disforme en los varones; pechos flojos y colgantes en las mujeres, las cuales tienen cortada la última falanje del meñique izquierdo, y las partes sexuales extraordinariamente pobladas; un vello lanoso y espeso, corto y recio, que viste las espaldas de los ñiños de ambos sexos, y una piel de color pardo atabacado: tal es el retrato de estos infelices pueblos. Si á esto añadimos que el hambre les incita no pocas veces á devorar con ansia cadáveres medio podridos, y á tragarse sin ningún aderezo cualquier especie de mariscos, raices y peces; y si consideramos el escandaloso desenfreno de que hacen gala las mujeres y aun las muchachas mas tiernas, que ya se ven inficionadas del mal venéreo, y la desastrada vida que traen en los huecos de los árboles, en las cuevas ó en las chozas, donde solo pueden entrar á gatas, fuerza será que lamentemos el infortunio de estos pueblos. Eso no impide que esos mismos hombres sean diestros en la caza y en la pesca; y dirijan con asombroso tino sus livianas canoas de corteza trabada con juncos, y en las cuales caben apenas tres personas. Sus armas son la maza, el arco y la lanza, que manejan con sumo acierto. Las mujeres se pintan el cuerpo de encarnado vivo con el jugo de una especie de litío, y los hombres que, no por ser tan infelices, son menos vanidosos, se llenan también de colorines.

Los naturales de Nueva Guinea yacen, al parecer, en el escalon ínfimo del género humano. A pesar de los ejemplos de civilización que demás de cincuenta años á esta parte están viendo en los europeos que frecuentan su país, son sus hábitos los mismos que en la época de su descubrimiento. Su cutis es achocolatado; sus facciones son muy parecidas á las del negro africano; pero, su pelo es menos lanudo, esceptuando tan solo los isleños de Yan-Diemen, que por este distintivo se acercan mas completamente á la casta africana. Los naturales de Nueva-Holanda solo

Página siguiente

 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 

En diciembre se hielan las cañas y se asan las castañas.
Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.
En diciembre la tierra se duerme.
Nada es tan amargo que no encuentre en el alma algún consuelo. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.