Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Mamiferos Generalidades. Ojeada general sobre los mamiferos. Clasificación Adoptada. Nomenclatura. 148

tienden por especie. El grado de semejanza que nos autoriza para reunir los individuos bajo esta denominación es muy variable de una familia á otra, y sucede muchas veces que dos individuos que pertenecen á la misma especie difieren mas entre si aparentemente que los que pertenecen á especies distintas. Así el perro Faldero y el Danés son entre sí mas diferentes al exterior qué el Perro y el Lobo, y las variedad des de nuestros árboles frutales ofrecen mas diferencias aparentes que muchas especies. Hace algún tiempo que Buffon definió la especie en los mismos términos poco mas ó menos: «La sucesión de individuos que se reproducen y perpetuar.» Cuvier adopta casi la misma definición, y admite la semejanza entre los individuos como un criterio de la especie. Un escritor, que ha fijado recientemente su atención en investigaciones que pertenecen á este objeto, ha observado que los dos naturalistas han extendido demasiado su definición de la especie; que, no contentos con dar la significación de la palabra, han hecho intervenir un criterio hipotético de la identidad y de la diversidad específica ó del método por el que se pueden fijar la extensión y los límites de esta clase de grupo en la naturaleza organizada.

Las especies son, pues, simplemente reuniones de plantas ó de animales, que se sabe á ciencia cierta ó que se puede creer con justo motivo, ser ramas de un mismo tronco ó descender de familias enteramente semejantes y difíciles de distinguir las unas de las otras. La palabra especie ha debido emplearse siempre en este sentido estricto y preciso, en el que debe comprenderse siempre que se le encuentre en las páginas siguientes.

Las variedades permanentes, dado caso que existan, son razas en las que se perpetúan por la generación ciertos caracteres particulares.

Difieren de las especies en el sentido de que las particularidades que las distinguen no llegan hasta los primeros padres, sino que se han manifestado durante la existencia de estos, y han constituido en su línea una derivación del carácter primitivo.

Algunos naturalistas suponen que muchos grupos que se consideran ahora como especies distintas, ya en el reino animal, ya en el vejetal, no son en realidad mas que variedades permanentes, y es necesario reconocer que en muchos casos, esta opinión parece del todo fundada.

NOMENCLATURA.

Ahora al proceder á la descripción de los animales, creemos necesario hacer aquí alguna advertencia acerca de la nomenclatura y la ortografía.

Los nombres que adoptaremos serán generalmente los locales, toda vez que los conozcamos, por parecemos que siempre declaran alguna cualidad sobresaliente del ser á quien se han dado y como que constituyen parte de su naturaleza; ó bien será el usado de mas antiguo por escritores de nota ó entre los modernos científicos, el que, á nuestro juicio, sea mas adecuado. Sin embargo, debajo del primer nombre, pondremos sus sinónimos, así por el que prefiera emplear algún otro, como porque se sepa luego qué denominación se hallará la descripción del mismo ser en otros autores.

Respecto á la ortografía, nosotros, como todo el que se ve en nuestro caso, liemos tenido que tratar esta cuestión previa: ¿Se ha de observar la etimología, ó bien se ha de atender á la analogía y al uso general? Hanos parecido que no se debia ser esclavo de la etimología , porque apenas hay palabra ya en nuestra lengua que la conserve. Tendríamos que restaurar muchos nombres de tal manera que fuesen ininteligibles ó pasar por una inconsecuencia patente, no menos confusa é injustificable. Tampoco nos ha parecido que debíamos adoptar una ortografía nueva, aunque uniforme y lógica en el estado actual de la lengua, porque disonaría con lo demás ó nos baria también ininteligibles, y porque nos seria preciso asentar la reforma sobre una disertación que no juzgamos propia de este lugar.

En este caso hemos preferido someternos al uso común, que en esto, como en muchas otras cosas, es al fin el soberano, aun cuando corramos el riesgo de aparecer menos científicos; reputación que, si pudiésemos aspirará ella, tampoco nos propondríamos ganar en esta obra, destinada principalmente á popularizar el estudio de la historia natural. Cuando el uso faltaba, hemos apelado á la analogía, consecuencia de la misma ley, así para la ortografía como para las terminaciones.

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamíferos.

 

Agua no enferma, ni embeoda ni adeuda.
Si quieres hacer buen testamento, hazlo con tiempo.
En agosto llueve miel y mosto.
No aprendemos gracias a la escuela, sino gracias a la vida. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.