Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Buffon: Mamiferos. Cuadrumanos. Genero Macaco. 186

líente que domina la raiz de la nariz que es muy profunda. El hocico es mucho mas cónico que el del Bonete chino, y mas delgado. Pero lo que parece ser un carácter distintivo de este Mono es la forma del glande en figura de bellota con las partes laterales redondas. Las orejas del Gorra son largas, un poco deformes en su terminación, y de color de carne lívida, así como la cara, y las palmas de las manos. La cara está desnuda, cóncava en las mejillas, guarnecida de algunos pelos sobre el reborde del labio superior y la frente surcada de arrugas. Los pelos del vértice forman puntas ásperas y divergentes mucho menos pronunciadas que en el Bonete chino. Las callosidades son de color encarnado y poco dilatadas; el pelo mucho mas poblado en las partes superiores que en lo interior de los miembros, se compone de hebras mas largas en la línea de los costados y en los bordes posteriores es de un gris verdoso: la parte inferior del cuerpo y la cara interna de los miembros son blanquecinas, como la mitad inferior de la cola y la mitad superior gris verdoso. Sus dimensiones mas ordinarias son diez y ocho pulgadas de largo el cuerpo, y la cola de quince ó diez y seis. Hasbita la India, y mas particularmente la costa de Malabar Mr. Desmarest dice que el macho es muy ardiente, y se mostraba zeloso, mientras que la hembra valetudinaria y apacible, era fiel y sosegada.

MACACO ORDINARIO.
Macacus cynomolgus (Un.);M. inuuss (Cuv.); Airón (Buff.); Simia aygula (Audev.).

Bajo los nombres de Macaco y de Airón (aigrete), Buffon ha descrito según la naturaleza viva, el macho y la hembra del Macaco ordinario. Está bastante embrollada y confusa la sinonimia de este Mono en las descripciones de los autores. Solo presentaremos en esta descripción los hechos mas comprobados de su historia, según Mr. Federico Cuvier.

El Macaco adulto del sexo masculino tiene formas pesadas: su cuerpo desde el hocico á la raiz de la cola tiene veinte pulgadas, y la última diez y nueve: la altura total es de diez y seis. Su cabeza es muy gruesa respecto al volumen del cuerpo: las cejas forman un relieve, bajo el cual se adelanta el hocico, que es corto y mas alto que ancho; las orejas enteramente desnudas, tienen puntiagudo el vértice; los miembros fuertes y musculosos tienen de notable, que los dedos de las manos y de los pies son menos prolongados que los de las otras especies, y están unidos hasta la última falange por un pliegue membranoso. El pelo es de un moreno verdoso claro por encima y de un gris blanquizco por debajo y en jas partes internas de los miembros; la cola, que termina en punta, es negruzca como las orejas, las manos y los pies. Toda la parte anterior de la cara, casi desnuda, es de color de carne lívida, con una mancha blanca entre los dos ojos. Una especie de patillas regulares cubren las mejillas, al principio verdosas, y después parduzcas: los pelos que cubren la cabeza, en vez de ser divergentes como las de los Macacos, Bonete chino y Gorra, están regularmente echados de adelante á atrás; las callosidades son encarnadas y de mediana extensión; los órganos de la generación están muy desarrollados, siendo notable sobre todo, el escroto por su amplitud, su color de carne y el balano piriforme.

La hembra, notablemente mas pequeña que el macho, solo tiene ordinariamente catorce pulgadas de longitud; sus formas son mas llenas y su cabeza menos voluminosa: los arcos de las cejas se proyectan también mucho menos hacia adelante. A estos caracteres principales que la distinguen del macho, se junta el de tener colmillos pequeños, que apenas esceden los dientes incisivos, al paso que los del macho son prolongados y muy robustos. Los pelos que rodean la cara son medianos, rectos y de color gris; los del vértice de la cabeza tiesos é inclinados hacia adentro, de modo que se encuentran y forman una línea longitudinal, que Buffon y los autores que le han seguido han dado por tipo del Mono que han llamado Airón (aigrette).

Añade Cuvier : «Adultos macho y hembra, habituados á la cautividad y en un estado satisfactorio de salud, tuvieron cópula, y desde entonces tuve esperanzas de que la hembra concebiría, y de que me seria fácil conseguir en los hijuelos que diese á luz, el desarrollo de su especie. Mandé que se la separase del macho, luego que ella diese señales de esquivarle y que la faltase la menstruación. Estos animales vivieron juntos cerca de un año, reuniéndose cada dia tres ó cuatro veces, casi al modo de todos los cuadrúpedos, y la cópula no duraba sino tres ó cuatro segundos. La menstruación dejó de aparecer hacia principios de agosto, la hembra fue cuidada separadamente, y durante los ochenta dias siguientes ningún accidente sobrevino: las tetas se entumecieron, y el vientre tomó el correspondiente incremento, sin queda salud del animal pareciese alterada; en fin, en la noche del 16 al 17 de octubre de 1817 parió una macaca, esto es, una hembra muy desarrollada y robusta. Tenia los ojos abiertos, sus uñas estaban perfectamente formadas y los movimientos eran libres; pero no podia sostenerse, y permanecia echada; no se le oyó grito alguno. No obstante, su madre no la adoptó; fue para ella un animal estraño; nada la movió á dedicarle sus cuidados, ni manifestó de ningún modo la necesidad de lactaria; la abandonó completamente. Ya habia sospechado yo esta aberración del instinto: sabia que en los animales que viven en la esclavitud, cuando no han llegado á domesticarse completamente, el amor á la prole se suele alterar en alto grado.

Tratóse de lactar á la joven macaca artificialmente; pero solo vivió hasta el otro dia. La madre no pareció muy incomodada por la leche que llenaba sus tetas, y que en parte por sí misma se salia; á los cuatro dias sus órganos perdieron su entumecimiento y se redujeron al estado ordinario. Diez dias después ya volvió á estar en zelos. Era poco verosímil que el embarazo hubiese durado solo desde la época de la última menstruación hasta el parto, lo que componía un período de cerca de tres meses, cuando en otra especie de este mismo género el embarazo tenia una extensión de siete meses; de donde era preciso deducir que la menstruación de nuestra macaca volvió á reaparecer muchas veces después de la concepción.

La cabeza de esta joven macaca era larga de atrás para adelante, comparada á su anchura de derecha á izquierda; el hocico saliente, pero la frente derecha: su piel tenia un tinte lívido, escepto entre los ojos, donde era blanco: todos sus pelos eran negros, y las partes superiores del cuerpo eran las mas pobladas; pero ninguna estaba tan cubierta que no se dejase ver la piel: las partes inferiores estaban casi enteramente desnudas: los pelos de la extremidad de la cola eran bastante largos y formaban un mechoncillo. En la parte superior de la cabeza los pelos se apartaban de la línea media dirigiéndose oblicuamente hacia atrás, y se reunían después en el colodrillo en una especie de cresta. Veíanse dos pequeñas tetas en el pecho y las callosidades salientes sin ser todavía duras.

En enero de 1818 nuestra macaca fue reunida de nuevo á su macho, que la cubrió el 25. Luego que estos animales fueron separados, en el curso del mes, de marzo, se conoció que la concepción se habia verificado por el desarrollo del vientre y de las tetas,

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamíferos.

 

En octubre agua del diez al veinte, para todo es conveniente.
A la carne, vino, y si es jamón, con más razón.
Ojos que no ven corazón que no siente.
El más lento en prometer es siempre el más fiel en cumplir. Rousseau

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.