Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Primer Suborden: Quirópteros. Tribu Galeopitecos. Genero Gato-volante. 230


Las funciones que debe desempeñar el miembro anterior necesitan movimientos mucho mas enérgicos y extensos que la marcha sobre un pavimento sólido; y así es que todas las partes que concurren á su desempeño están dispuestas de la manera mas favorable. El omóplato es ancho y largo; su apófisis coracoides se prolonga y se encorva hacia adelante en forma de segunda clavícula: este hueso es largo, muy fuerte, encorvado para dar mayor amplitud al tronco y dar al mismo tiempo suficiente extensión á las ataduras de los grandes músculos que mueven las alas. Hasta el esternón participa de estas modificaciones: está muy desarrollado y tiene en su parte media una prominencia delgada, destinada, como en las aves á dar puntos de inserción á los músculos pectorales.
Hemos visto que los cambios que esperimenta el tipo de los Mamíferos para el vuelo, nueva condición de su existencia en los Queirópteros, son muy notables; pero todas se deducen muy sencillamente del hecho primero, de la espansion de los tegumentos en forma de alas. Mas no se limita á esto la tendencia del sistema cutáneo á traspasar sus ordinarios límites. La piel, así modificada, se extiende entre los cuatro miembros y hasta cubre la cola, para auxiliar sin duda la nueva función, á la manera de un paracaidas. Forma además al rededor de las orejas y en la abertura nasal unos repliegues, á veces muy complicados, cuyo destino es dar á estos órganos una esquisita sensibilidad. El sentido del tacto parece que adquiere por la extensión de la mano una delicadeza y finura extraordinarias; y con este motivo se citan los esperimentos de Spallanzani, quien, después de haber sacado los ojos á algunos murciélagos, los vio dirigir su vuelo con la misma seguridad que antes y volar en su habitación sin tropezar nunca con las paredes. Sábese también que este sabio fisiólogo dedujo de esto que tales animales tenían un sesto sentido que les revelaba la proximidad de los cuerpos sólidos. Pero sin necesidad de admitir semejante creación, la mayor finura del tacto puede esplicar este fenómeno; pues sin esfuerzo alguno se comprende que el animal puede percibir la proximidad de los cuerpos sólidos por las corrientes y movimientos del aire, que son imperceptibles para nosotros.
De esta manera la espansion sola de los tegumentos y las modificaciones que tal disposición necesita, cambian un animal destinado á andar en animal volador; le permiten vivir y caminar; perseguir y apoderarse de su presa en las tinieblas y hasta le facilitan el habitar oscuras cavernas, en donde jamás penetra la luz del día, sin peligro alguno de perder la vida por un golpe imprevisto. En una palabra, tal disposición ha producido el tipo queiróptero, por una simple derivación del tipo mas general de mamífero. La piel adquiere en este caso una importancia predominante y los caracteres que suministre tendrán por lo tanto el mayor interés: por lo mismo cuando se quiera juzgar el lugar que corresponde en este grupo á cada uno de sus géneros y especies, á tales caracteres deberemos acudir con preferencia, para buscar términos de comparación.
No sucederá lo mismo cuando vayamos á determinar las relaciones generales de los Queirópteros con los grupos inmediatos, pues entonces deben guiarnos los caracteres mas constantes del tipo general de los Mamíferos.
Para terminar lo que teniamos que decir de los Queirópteros en general, fáltanos hacer algunas indicaciones acerca de sus costumbres é instintos. También aquí hallaremos la influencia del carácter esencial de este grupo. Transformado en ala el miembro anterior, no sirve bien para andar, y así es que estos animales caminan con grandes esfuerzos por el suelo y no pueden seguir una línea recta.
Todos son animales nocturnos: retirados durante el día en las canteras, grutas, graneros y troncos de los árboles, aguardan la hora del crepúsculo en completa inmovilidad y al parecer dormidos. Durante estas horas de reposo están colgados de algún punto á propósito por medio de sus extremidades posteriores, cuyas uñas semicirculares y colocadas en línea, son muy idóneas para este objeto. Colocados en esta posición, les es muy fácil huir al menor peligro, cosa que no podrían verificar si estuviesen en el suelo, desde donde no podrían comenzar el vuelo. A veces se les ve en gran número enganchados unos en otros en forma de racimos; formando sus escrementos una gruesa capa en las cuevas donde tantos se reúnen.
Casi todos los Qucirópteros son Insectívoros, y solo las Rusetas que se alimentan de vejetales son escepcion de esta regla. Tan pronto como van extendiéndose las sombras del crepúsculo, se ve á estos cazadores nocturnos salir de sus oscuras guaridas y volar en persecución de su presa con tal avidez, que no distinguen los mas groseros artificios y es muy fácil apoderarse de ellos agitando en el aire un anzuelo cubierto con un insecto. Cuando la caza es abundante reservan una parle de ella en unas especies de bolsas que tienen en los lados de la boca. No es posible observar vivos por mucho tiempo á estos animales, pues en cuanto están privados de libertad, mueren muy pronto por mas precauciones que se tomen para evitarlo.
Tienen el sistema dentario completo, es decir, compuesto de incisivos, caninos y molares, aunque de formas muy variadas. Conocidos por Brisson en muy corto número, lo fueron mejor por Buffon que describió muchas especies. En la actualidad, que su número ha crecido, se dividen en seis tribus de las que vamos á ocuparnos á continuación, á saber: Galeopilecos ó Gatos-volantes, Filóstomos, Rinólofos, Vespertilios, Noctilios y Rusetas ó Meganícteros.

TRIBU DE GALEOPITECOS.

DIFERENCÍANSE de los Murciélagos propiamente dicho en tener todos los dedos de las manos guarnecidos de uñas cortantes, que no son mas prolongadas que las de los pies, de lo cual resulta que la membrana que ocupa los espacios que median entre los miembros, y que se extiende hasta la cola, no les sirve de alas, sino solamente de paracaidas. Tienen seis incisivos en la mandíbula inferior, hendidos como las púas de un peine.

GENERO GATO-VOLANTE.
Galeopithecus (Pall.)

TIENEN treinta y cuatro dientes; los incisivos superiores dentellados, y los inferiores divididos: los molares son romos, con una sola hendidura; las membranas interfemorales y laterales son velludas.

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En diciembre se hielan las cañas y se asan las castañas.
Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.
En diciembre la tierra se duerme.
Nada es tan amargo que no encuentre en el alma algún consuelo. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.