Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnivoros. Familia Plantígrados. Género Oso. 268


y no le da superioridad alguna sobre los demás animales. (BUFFON).

En España se hallan Osos en los terrenos quebrados y principalmente en las montañas de Asturias, donde se cazan algunos todos los años; de la especie que describimos á continuación.

OSO ORDINARIO.
Ursus arctos (Linn.)

En esta especie se han distinguido en estos últimos tiempos algunas variedades marcadas, erigidas en especies por eminentes zoólogos, y son: Oso de Asturias, de un tamaño menor que el Oso pardo ó de los Alpes, que tiene en sus primeros años el pelo de un color rubio amarillento, mas subido en la cabeza, y los pies negros. Los pelos no tienen mas que la punta de color rubio, porque todo lo demás es pardo uniforme. Debe suponerse que este último color llega á ser el dominante cuando el individuo es adulto.

Oso de Noruega, del cual no se conoce mas que un individuo joven de edad de cinco semanas, color de tierra de sombra, sin vestigios algunos de collar blanco.

Oso de Siberia, susceptible de ser muy corpulento: su pelo es pardo subido lo mismo en los jóvenes que en los adultos; en los machos que en las hembras. Tienen en las espaldas una faja blanca que varía de anchura.

Oso del Monte Líbano, ursus syriacus, dal de los hebreos y dublo de los árabes, parece que forma una especie distinta, según el sabio viajero Ehremberg, que la caracteriza por esta frase: su pelo es blanco amarillento, lo mas común de un solo color, ó á veces varía en aleonado. Sus orejas son prolongadas y la frente convexa. Los pelos por lo general son espesos y cubren una borra poco abundante que forma entre los omóplatos una especie de crin elevada y recta. Su largo total es de tres pies y ocho pulgadas. Este Oso habita en el Monte Líbano, al pié de los picos cubiertos de nieve de Gebel-Sanin y de Makmel; se alimenta de yerbas, garbanzos y frutas durante el verano, y baja por el invierno á las regiones inferiores. Sus escrementos á que los árabes dan el nombre de bar ed dubl, gozan de gran reputación en todo el Egipto y la Siria para curar los males de los ojos, y se busca su hiél como una medicina singular. Los montañeses estiman mucho su piel. No hay duda que este es el Oso de Siria que han tenido á la vista los antiguos cuando hablan de Osos blancos que se mostraron en las fiestas tan celebradas de Tolomeo Filadelfo.

La América tiene también Osos que le son propios. El mas notable de ellos que vive en medio de los hielos del polo, lo mismo en las costas del Spitzberg y de la Groenlandia que en aquellas en que se abren las bahías de Baffin, los estrechos de Lancatre y de Behring, etc., es el Oso blanco ó marítimo, del cual Mr. Gray ha hecho un thalarctos. Este Oso está confinado en los mares de los polos, pertenece del mismo modo á la Europa que á la América, y su historia que ponemos á continuación, deja poco que desear.

OSO BLANCO.
Ursus maritimus (Lin.); Ursus albus (Briss.); Oso del mar Glacial; Oso polar, etc.

Es el Oso blanco un animal famoso de los países septentrionales de nuestro continente. Martens y después otros muchos viajeros han hecho mención de él, pero ninguno ha dado una descripción tan exacta, que por ella se pueda decir afirmativamente, que sea de diversa especie que nuestro Oso. Lo que únicamente resulta es, que se debe presumir, si es cierto cuanto nos dicen de él; pero como sabemos que la especie del Oso varia mucho, según los diferentes climas, y que hay osos pardos, negros, blancos y mezclados, la diferencia del color no puede constituir carácter; y por consiguiente, la denominación de Oso blanco es defectuosa, si la especie es diferente. Yo he visto (1) dos Osos pequeños traídos de Rusia, que eran enteramente blancos, y sin embargo no dejaban la menor duda de ser de la misma especie que los Osos de los Alpes. Estos animales varían también notablemente en el tamaño: viven bastante tiempo, y se ponen muy gordos en los parajes en que no son perseguidos, y en que tienen pasto abundante; por lo cual el carácter fundado en el tamaño es también equívoco. Esto supuesto, no habría motivo para afirmar, que el Oso de los mares del Norte es de especie particular, únicamente por ser blanco y mayor que el Oso común. La diferencia fundada en los hábitos no me parece mas decisiva que las del color y el tamaño: el Oso de los mares del Norte se alimenta de pescado, no se aleja de las riberas del mar, y aun suele habitar en medio de los mares sobre los hielos fluctuantes; pero si se considera que el Oso en general, es animal que se alimenta de todo, y que cuando está hambriento, come también de todo indiferentemente; si á esto se añade que no teme entrar en el agua, estos hábitos no se reputarán bastante diversos, para inferir de ellos, que la especie no es la misma. Agregando á esto que el pescado que comen los Osos de los mares del Norte, puede reputarse mas bien por carne que por pescado, pues se reduce, principalmente á cadáveres de Ballenas, de Vacas marinas ó Terneras de mar, de Focas y otros semejantes cetáceos, y esto en un país en que ni hay otros animales, ni semillas, ni frutas en la tierra, y donde por consiguiente, no puede subsistir sino de las producciones del mar, resultará ser muy probable que si nuestros Osos de Saboya fuesen transportados á las montañas de Spitzberg, no hallando allí en la tierra ningún alimento, se arrojarían al mar para buscar en él su subsistencia.

No bastando, pues, el color, el tamaño y el modo de vivir para constituir caracteres diferenciales, es preciso atenerse á los que se puedan deducir de la forma. Todo lo que los viajeros nos han dicho de ella, se reduce á que el Oso de los mares del Norte tiene la cabeza, el cuerpo y el pelo mas largos que el nuestro, y el cráneo mucho mas duro. Si estos caracteres han sido bien examinados, y si estas diferencias son notables y reales, bastarían para constituir otra especie; pero ignoro si Martens examinó bien, y si en los que le han copiado no hay exageración. «Éstos Osos blancos, dice, son de diferente figura que los nuestros: tienen la cabeza larga, semejante á la de un Perro, y el cuello también largo: ladran ó ahullan casi como los Perros cuando están roncos: son mas, delgados y ágiles que los demás Osos, y casi del mismo tamaño: su pelo es largo, y tan suave como lana; y su hocico, nariz y garras de color negro... aseguran que los demás Osos tienen la cabeza muy delicada: en los Osos blancos se verifica lo contrario, pues por mas golpes que les dábamos en la cabeza con mazos, no podíamos aturdirlos, siendo así que dichos golpes hubieran muerto á un Buey. En esta descripción debe notarse, lo primero que, según este autor, aquellos Osos no son mayores que los demás, y que, por consiguiente, se debe tener por sospechoso el testimonio de los que han dicho, que los Osos de mar tenían hasta quince pies de longitud: segundo, que el pelo tan suave como lana no es carácter que distinga específicamente estos Osos, (1) Habla Buffon.

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Agua por San Juan, quita vino y no da pan.
Nadie suspira de alegría, sino de pesar y melancolía.
Agua de san Juan, quita vino y no da pan..
Nada nos pertenece en propiedad más que nuestros propios sueños. Nietzche

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.