Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Plantígrados. Género Tejón. 275


no salen sin haber muerto todas las aves y sin chuparles la sangre y devorarles la cabeza. Cuando domésticos, se familiarizan bastante con el Hombre, reciben con gusto las caricias que se les hacen y corresponden á ellas con una especie de silbido dulce: parecen, sin embargo, incapaces de adhesión. Se nota en su carácter una obstinación invencible, de suerte que es imposible obligarles á hacer lo que no quieren. Si, por ejemplo están en reposo, es imposible hacerles moverse, y si se emplea la fuerza, se agarran á los cuerpos que tienen cerca, resisten con todas sus fuerzas, y por fin, muerden enfurecidos las piernas de quien les provoca, dando agudos ladridos. Es un animal tan obstinado que si se le quiere detener en su marcha, desviarle del punto á que se dirige, hacerle salir de un aposento, en una palabra, contrariar su inflexible voluntad es necesario siempre usar de la fuerza. Obligado y vencido por esta, se deja arrastrar, pero no obedece y empieza en cuanto puéde la resistencia. Su curiosidad es igual á su pertinacia y por ambos defectos exagerados es sumamente incómodo en cualquier habitación. Luego que entra en ella, empieza por recorrer y examinar todos los rincones; huronea por todas partes, volviendo y revolviendo todos los objetos, trepando y trastornándolo todo. Con estos hábitos; con la extrema volubilidad de su carácter, que le hace variar muchas veces al dia de la alegría á la tristeza, del reposo á la agitación, todo sin causa aparente, es necesario, aun cuando doméstico, tenerlo siempre sujeto. Si se añade que es muy desconfiado; que tiene la rara costumbre de husmear sus escrementos; que tiene un olor muy desagradable y que, á la manera del Gato, se apropia cuanto le conviene, se tendrá el retrato verdadero del animal que describimos.
En estado de libertad, nunca abandona el Coati-mondi los bosques mas desiertos: trepa á los árboles con la mayor agilidad, con la circunstancia notable de ser el único animal de su orden que baje dé ellos en posición inversa, esto es, con la cabeza hacia abajo, lo cual depende de que tiene la. facultad de invertir los pies posteriores, quedando suspendido por las uñas. Se alimenta de Pájaros, pequeños Mamíferos y aun de Insectos, cuando no halla otra cosa, los cuales busca escarbando la tierra con la trompa. Cuando no necesita servirse de este órgano le menea continuamente, y la levanta para no mojarla cuando bebe, lo que verifica á lengüetazos como los Perros. No se construye madrigueras como algunos autores creen, sino que habita en los huecos de los árboles. Viven en manadas bastante numerosas, y según Azara, cuando se les sorprende en un árbol aislado y se hace ademan de derribarle, se dejan caer todos al suelo, como masas inertes. Para llevar á su boca el alimento, se sirven los Coatis de los pies anteriores, no como las Ardilla, sino dividiendo primero las sustancias que han de comer, y ensartándolas en las uñas como si fueran un tenedor.
Pare la hembra de tres á cinco hijos, casi siempre mas machos que hembras; los cria con mucho esmero, y cuando ya no necesitan de sus cuidados, cada manada arroja de si los machos sobrantes, los cuales divagan por los bosques hasta que hallan una hembra, con la cual se unen, agregándose á la primera manada que encuentran. El Coatí lleva siempre la cola levantada, pero no arrimada al dorso.

QUACHI
Nasua rufa (F. Cuv.); Viverra nasua (Lin.).- Coatí rojo (F. Cuv.)

Tiene de largo dos pies y cinco pulgadas, y es de color rojo brillante, y vivo, algo mas oscuro en el dorso. El hocico es negro parduzco con tres manchas blancas al rededor de cada ojo, pero sin línea nasal, como el que acabamos de descubrir. Es del Brasil y la Guyana; sus costumbres son iguales á las del anterior; siendo muy de notar que se han hallado en Europa huesos fósiles de este animal, muy semejantes á los de los individuos vivos que actualmente hay en América.

GÉNERO TEJÓN.
Meles (Briss.)

TIENEN los Tejones treinta y seis dientes: seis incisivos y dos caninos en ambas mandíbulas; ocho molares en la superior y doce en la inferior; su cuerpo es grueso y bajo por la cortedad de las piernas, lo cual les hace tener un andar reptante. Tienen cinco dedos en cada pie, los anteriores provistos de uñas largas y robustas, propias para escarbar la tierra la cola es corta y velluda, y junto al ano se ve una bolsa llena de un humor craso é infecto; tienen seis mamas,dos pectorales y cuatro ventrales.

TEJÓN COMÚN.
Meles vulgaris (Desm.); Ursus meles(Lin.)

El Tejón es animal perezoso, desconfiado y solitario , que se retira á los lugares mas apartados, á los bosques mas sombríos donde socava una morada subterránea, en la cual pasa las tres cuartas partes de su vida, saliendo solamente para buscar su subsistencia. Como su cuerpo es prolongado, las piernas corlas, y las uñas, especialmente las anteriores, muy largas y fuertes, le es muy fácil escarbar la Tierra e internarse en ella al través de una madriguera tortuosa, oblicua y casi siempre muy larga. La Zorra, que no puede con tanta facilidad escarbar la tierra, se aprovecha de los trabajos del Tejón; y no pudiendo con la fuerza precisarle á abandonar su domicilio le obliga con la astucia inquietándole, poniéndose de centinela á su misma puerta, é infectándole con sus escrementos. Después se apodera del vivar, le ensancha, se le apropia y vive en él. El Tejón, precisado á mudar de madriguera, no muda de país, y se contenta con retirarse á alguna distancia para trabajar de nuevo en la fábrica de otra cueva, de la cual no sale sino de noche, ni se aleja mucho, retirándose á ella luego que siente algún peligro, lo cual es su único arbitrio para ponerse en salvo, puesto que no puede libertarse huyendo, porque la cortedad de sus piernas le impide correr bien. Cuando está algo separado de su madriguera, le alcanzan pronto los Perros; pero rara vez le pueden detener del todo, ni acabarle, sino los ayudan, pues el Tejón tiene el pelo muy espeso, las piernas, mandíbulas y dientes muy fuertes, como también las uñas, y se vale de toda su fuerza, resistencia y armas, tendiéndose boca arriba y haciendo á sus enemigos heridas profundas. Por otra parte es muy duro de matar, pelea largo tiempo y se defiende con mucho coraje y hasta el último extremo.
En otros tiempos en que estos animales eran mas comunes que ahora, se adiestraban Pachones para cazarlos y cogerlos en sus madrigueras, pero casi solos los de piernas torcidas son los que pueden entrar en ellas fácilmente. El Tejón se defiende retrocediendo y desmoronando la tierra para detener ó enterrar á los Perros. No se le puede coger sino haciendo abrir la madriguera por encima cuando se considera que los Perros le han hecho retirar á lo interior, entonces, se le coge con tenazas, y después se le pone un bozal para que no muerda.
Los Tejones que han sido cogidos jóvenes se

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Mayo mojado, del barbecho hace prado.
Busca el medio de todo, y tendras buen acomodo.
La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año.
El Gran Arquitecto del Universo hizo al hombre con dos orejas y una boca; para que escuche el doble de lo que habla.

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.