Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Martas. Género Marta. 280


como las Gatas, y se hallan sus cachorrillos desde la primavera hasta el otoño, lo cual debe hacer presumir que paren mas de una vez al año: las mas jóvenes no paren mas que tres ó cuatro: las demás edad hasta siete. Para parir, se establecen en un cerradero de heno, en un agujero de la pared en que ponen paja y yerbas, y á veces en la hendidura de un peñasco ó en un tronco de árbol donde introducen musgo; y cuando se las inquieta, mudan de casa y trasportan á otra parte sus hijuelos, los cuales crecen bastante pronto, de donde se puede inferir que estos animales no viven mas que ocho ó diez años. Tienen un olor parecido al de almizcle, que no es del todo desagradable: las Martas y las Fuinas tienen una materia oleosa semejante á la que da la Civeta y su carne participa algo de este olor: sin embargo, la de la Marta no es mala de comer: la de la Fuina es mas desagradable, y también su piel mucho menos estimada.

ZIBELINA.
Mustela zibellina (Lin.—Pall.); Marta zibelina (Buff.— J. Cuv.); Sabbet, de los suecos; el Sobol, de los polacos y de los rusos.

Es muy semejante á la Marta común, diferenciándose sin embargo en que tiene pelos hasta debajo de los dedos; su pelo es de color castaño lustroso, negruzco en invierno y mas claro en verano; la parte inferior del cuello parduzca, y la anterior de la cabeza y las orejas blanquizcas. Su piel es objeto de un comercio considerable.

Este animal vive en las regiones mas septentrionales de Europa y Asia, y se baila hasta en Kamschatka. A los cazadores que la persiguen se debe el descubrimiento de la Siberia oriental. Su piel es preciosísima y objeto de un gran comercio en Rusia. Las riberas del Witima, rio que sale de un lago situado al Este del Baikal y va á desembocar en el Lena, son célebres por las Zibelinas que en ellas se encuentran. Igualmente abundan en la parte glacial é inhabitable de los montes Altai y de Saian mas allá del Jeniessi, en los alrededores del Oby, y en toda la extensión de los arroyos que descienden al Toubá. Su piel de invierno es negra y la mas apreciada: la de verano, de color mas ó menos oscuro y poco poblada, tiene menos estima.

Siendo la Marta zibelina carnicera, como todos los demás animales de su familia, vaga continuamente al rededor de los matorrales para apoderarse de los Pájaros. Prefiere los espesos jarales situados á orilla de los lagos, rios y arroyos y los bosques, especialmente aquellos que tienen arboles muy altos, á los cuales trepa con mucha ligereza. A veces se establece en una madriguera que se construye en terreno seco, en una pendiente rápida y oculta la entrada con maleza. También suele alojarse en los huecos de los árboles, apoderándose del nido de algún Mochuelo ó Ardilla. Siendo tan cruel y astuta como la Fuina, es mas arisca y nunca se acerca como esta á las habitaciones. Su valor no guarda proporción con sus débiles fuerzas, pues se defiende con furor y hasta el último extremo de cualquier enemigo que la ataque, logrando a veces escapar de los dientes del Perro mas adiestrado en la caza. El cuerpo es tan delgado que puede deslizarse por un agujero muy pequeño; sus robustas uñas y fuerza muscular la permiten trepar y saltar con mucha ligereza para perseguir á los Pájaros, Ardillas y otros animalitos, á los cuales hace una guerra de esterminio. Cuándo le falta la caza come Insectos y aun se contenta con algunos frutos azucarados.

De los ochenta mil desterrados, poco mas ó menos que ordinariamente pueblan la Siberia, unos quince mil se ocupan en la caza del Armiño y la Zibelina.

Se reúnen en comitivas de quince á veinte, rara vez mas ni menos, para que al mismo tiempo que puedan prestarse mutuo auxilio, no se embaracen durante la cacería. Llevan en dos ó tres trineos tirados por Perros sus provisiones de viaje compuestas de pólvora y municiones, aguardiente, pieles para abrigo, algunos víveres de mala calidad y abundancia de lazos. Apenas las heladas han endurecido suficientemente la superficie de la nieve, estas reducidas caravanas marchan por el desierto cada una por su lado. Por la noche cuando la niebla no oculta el cielo, dirigen su viaje por alguna constelación y de dia consultan al sol ó una pequeña brújula. Algunos cazadores se sirven para andar de patines de palo, como los que usan los samoyedos; pero otros no tienen mas calzado que zapatos gruesos claveteados y polainas de cuero ó fieltro.
Cada trineo lleva dos tiros compuestos de cuatro Perros y mientras uno tira el otro descansa, y a siguiendo á sus amos, ya en el lugar que se les reserba en el trineo, relevándose cada dos horas. Durante los primeros dias se hacen grandes jornadas para llegar pronto al lugar donde debe cazarse, el cual se halla algunas veces á doscientas ó trescientas leguas del punto de partida. Pero á medida que se van internando en el desierto se aumentan los obstáculos; á veces es preciso pasar un torrente que aun no esta helado del todo, y tienen que meterse en el agua hasta el pecho y llevar los trineos á la orilla opuesta, abriéndose paso por entre los témpanos que arrastra la corriente; otras es menester atravesar un espeso bosque y abrirse una senda con el hacha, ó subir un monte de hielo en cuyo caso los cazadores después de haberse atado unos grapones se ven precisados á uncirse al lado de los Perros para subir el trineo á fuerza de brazos.
En aquellos remotos sitios un invierno de nueve meses cubre la tierra con densas escarchas; el sol jamás llega á producir el deshielo a mas de tres ó cuatro pies de profundidad y la naturaleza eternamente muerta, infunde en el ánimo el espanto y la desolación: apenas un poco de verdor procedente de una lánguida vejetacion entre los llanos durante el breve período del verano, y los estériles matorrales, los mezquinos abedules y algunos otros raquíticos árboles resinosos constituyen el único adorno de aquellos climas glaciales. Allí lodo se resiente de la tétrica influencia del desierto. Los raros habitantes que en medio de las nieves arrastran una existencia aletargada, son salvajes, deformes y embrutecidos: los animales huraños y feroces y todos, si exceptuamos al Reno, no prestan al Hombre mas utilidad que la de sus pieles; tales son los Osos blancos, los Lobos grises, las Zorras azules, los blancos Armiños y la Marta zibelina. Pero volvamos á nuestros cazadores.
El invierno aumenta sus rigores: las noches se vuelven mas oscuras, pues el aire está sobrecargado de un polvo de hielo muy fino que la oscurece; hacia el Norte colórase el cielo de una luz roja cómo sangrienta, anuncio de las auroras boreales; el Glotón, el Oso, el Lobo y otras fieras, no hallando el acostumbrado alimento en la tierra cubierta de nieve,van errantes en medio de las tinieblas, se acercan osados á la reducida caravana, y hacen resonar sus siniestros ahullidos en los helados riscos. Cada noche al llegar al pié de un monte que pueda ser abrigo del aire del Norte es menester acamparse. Construyen una especié de muralla con los mismos trineos, extendiendo encima un lienzo sostenido con perchas de abeto cortadas en un bosque inmediato. En el centro de esta especie de tienda encienden una hoguera; cada cual pone la piel de Osó encima de la nieve, se tiende en ella cubriéndose con su manta forrada, hasta que amanece y prosiguen la marcha.

Mientras duermen los cazadores, uno de ellos per-

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

El tiempo todo lo cura, menos vejez y locura.
Un testigo que vió, vale por dos; y si vió y oyó, por ciento dos.
En septiembre cosecha, y no siembres.
En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle. Mahatma Gandhi

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.