Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu de Perros. Género Zorra. 319


CHACAL ANTHUS.
Canis anthus (F. Cuv.).

Tiene este animal mucha semejanza con el Jackal de la India, aunque despide un olor mucho menos fuerte, y solo se encuentra en África, particularmente en el Senegal. Su pelo es pardo, sembrado de manchitas amarillentas en la espalda, y blanquecinas en el vientre y parte inferior. La cola es de color leonado con una faja negra longitudinal en su base, y algunos pelos blancos en la punta. Sus costumbres son absolutamente las mismas que las del anterior.

GÉNERO ZORRA
Vulpes (Lin.)

DIFIEREN esencialmente del género precedente por su sistema dentario. Sus incisivos superiores son menos escotados y hasta rectilíneos en su borde horizontal. Las lilas dentarias, en lugar de ser continuas como en los Perros, tienen las tres primeras muelas separadas, especialmente el canino del primer molar, entre los cuales se nota un ancho intersticio; sus pupilas son nocturnas y verticalmente prolongadas; la cola mas larga y poblada que en el género antecedente, el hocico mas puntiagudo, y en general despiden un olor fétido. En cuanto á los demás caracteres son iguales á los del Perro.

ZORRA COMÚN.
Canis, vulgaris (Rícin); Canis vulpes(Lin.); Fox, de los ingleses; Rof, de los suecos; Liszka, de los polacos; Taalebó Doren, de los árabes; y Nori, de los indios.

«La Zorra es famosa por sus astucias, y en parte merece la reputación que tiene. Lo que el Lobo ejecuta con sola su fuerza , ella lo emprende con su sagacidad, y lo consigue mas frecuentemente y sin empeñarse en pelear con los Perros, ni con los pastores, sin acometer á los ganado, sin arrebatar los cadáveres, tiene mas seguridad de poder sustentarse.

»En sus expediciones se vale mas del ardid que de la fuerza y parece que tiene dentro de la misma todos sus recursos, los cuales son como nadie ignora, los mas seguros. La Zorra, no menos astuta que cauta, ingeniosa y prudente hasta el extremo de la paciencia, sabe variar de conducta, y tiene como de reserva ciertos arbitrios que emplea muy oportunamente. Atiende con suma vigilancia á su conservación, y aunque tan infatigable como el Lobo, y mas ligera que él, no se fia enteramente de la velocidad de su carrera, antes bien provee á su seguridad, fabricándose un asilo, á donde se retira en los peligros urgentes, en el cual establece su morada y cria á sus hijos.

«Esta diferencia, que es notable aun entre los hombres, produce mayores efectos y supone causas de mucha mayor extensión entre los animales. La sola idea del domicilio presupone una atención hacia sí misma; y la elección del sitio, el arte de fabricar la morada, de hacerla cómoda y de ocultarla entrada, son otras tantas señales de una sagacidad superior. De todo esto se halla dotada la Zorra, y de todo saca utilidad: se establece en las orillas de los bosques, á distancia proporcionada de los caseríos: oye el canto de los Gallos y el grito de las Aves: se saborea con ellas desde lejos: elige sagazmente su tiempo oportuno ocultando su designio y su marcha, se acerca arrastrándose, llega, y rara vez la salen vanas sus tentativas. Si puede saltar las cercas ó introducirse por debajo de las puertas, no pierde un momento; asola y mata todo lo que encuentra en el corral; se retira después ligeramente llevándose alguna presa, la cual oculta debajo del musgo, ó la conduce á su guarida: vuelve poco después en busca de otra, y se la lleva y esconde del mismo modo, pero en distinto parage; y repite tercera, cuarta vez, etc. hasta que el dia ó el ruido de la casa la advierte que conviene retirarse y no volver mas. La misma maniobra ejecuta, en las trampas, lazos y varetas, en que se cazan las Chocbas y los Tordos: se anticipa al cazador, acudiendo muy de mañana, y regularmente mas de una vez al dia, á visitar los lazos y la liga: se lleva sucesivamente los Pájaros que han caido, y los deposita en diferentes parajes, con especialidad á orillas de los caminos, en los surcos y debajo del musgo ó de matorrales: allí los deja á veces por dos ó tres días, y sabe muy bien hallarlos cuando tiene hambre; persigue á los lebratillos en campo raso; suele coger las madres en la cama, y no deja nunca de seguirlas cuando van heridas: desentierra los gazapos en los sotos: descubre los nidos de las Perdices y Codornices: sorprende á la madre en los huevos, y de este modo destruye gran cantidad de caza. El Lobo es mas nocivo para el aldeano, la Zorra para el caballero.

»La caza de Zorras no requiere tanto aparato como la del Lobo, y es mas fácil y divertida. Todos los Perros tienen repugnancia al Lobo, y al contrario, todos hacen la caza de la Zorra voluntariamente, y aun con placer, porque aunque su hedor es muy fuerte, con todo la prefieren regularmente al Ciervo, al Corzo y á la Liebre, y se la puede cazar con Pachones, Podencos y otros Perros. Cuando se siente perseguida, corre á su vivar, en el cual los Pachones de piernas torcidas son los que tienen mas facilidad de entrar. Este método es bueno para coger una camada entera de Zorras, y la madre con los hijos, pues mientras ella se defiende y pelea con los Pachones, se procura descubrir la madriguera por la parte superior, y la matan ó cogen viva con tenazas. Pero como las madrigueras están comunmente entre peñas debajo de troncos de árboles, y á veces muy profundas, no siempre se puede conseguir esto; y así el modo mas ordinario, agradable y seguro de cazar las Zorras es el siguiente. Se principia por tapar la boca de la madriguera: se ponen los cazadores á tiro, y se atrailla con los Perros; luego que estos dan con él rastro, la Zorra se retira hacia su guarida, pero al llegar recibe una descarga; si sé liberta de las balas huye con la mayor velocidad, y dando un gran rodeo, vuelve á su madriguera, donde se la dispara segunda vez; y hallando la entrada cerrada, toma el partido de retirarse de allí, y huye corriendo en línea recta para no volver mas. Entonces, si se quiere seguir la Zorra, se sueltan los Podencos, á los cuales fatigará mucho, porque se mete de intento por los parajes mas enmarañados, por donde los Perros no pueden seguirla sin mucho trabajo; y cuando entra en campo raso corre á larga distancia sin detenerse.

»Para obstruir las Zorras es cosa mas cómoda armar los lazos, en que se pone por cebo un pedazo de carne, un pichón, una ave viva, etc. La Zorra están voraz como carnicera: come de todo con igual ansia, huevos, leche, queso, frutas, y sobre todo uvas: cuando le faltan lebratos y Perdices, se ceba en los Ratones, Turones, Culebras, Lagartos, Escuerzos, etc., y destruye gran multitud de ellos, siendo este el único bien que hace. Es muy aficionada á la miel, acomete á las Abejas silvestres, Tábanos y Abispas, las cuales al principio procuran ahuyentarla hiriéndola con mil picaduras, y en efecto logran que se retire; pero lo ejecuta revolcándose para aplastarlas, y repite tantas veces las invasiones, que las obliga á abandonar el abispero. Entonces la Zorra le desentierra, y se come la miel y la cera. Coge también los

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En diciembre se hielan las cañas y se asan las castañas.
Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.
En diciembre la tierra se duerme.
Nada es tan amargo que no encuentre en el alma algún consuelo. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.