Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Hienas. Género Hiena. 329


que tiene el cuerpo mas corto y mas levantado.

En la parte meridional de la isla de Meroe existe una Hiena mucho mayor y mas abultada que la de Berbería y que á proporción tiene también el cuerpo mas largo y el hocico mas prolongado y mas parecido al del Perro, de suerte que abre mucho mas la boca. Este animal tiene tanta fuerza, que con facilidad arrebata un hombre, y le lleva a distancia de una ó dos leguas sin dejarle tocar en tierra. Su pelo es muy áspero, mas pardo que el de la otra Hiena y las fajas transversales mas negras, y su crin no se eriza hacia la parte de la cabeza, sino hacia la cola. El caballero Bruce fue el primero que observó que esta Hiena, como también las de Siberia y Berbería, y probablemente las de todas las demás especies, tienen un defecto singular, y es que luego que se las obliga á ponerse en movimiento, cojean de la mano izquierda; lo cual las dura cosa de unos cien pasos, y es de un modo tan notable que parece que el animal va á caer del lado izquierdo, como un Perro, al cual hubiesen herido la pierna izquierda posterior.

Este animal salvaje y solitario habita en las cavernas de las montañas, en las hendiduras de los peñascos ó en las cuevas que él mismo abre debajo de tierra: es de índole feroz, y aunque se coja muy pequeño nunca se domestica: vive de presa como el Lobo, pero es mas fuerte y parece mas atrevido que él: á veces acomete á los Hombres y se tira al ganado, sigue de cerca los rebaños, y muchas veces rompe por la noche las puertas de los establos y las empalizadas do los rediles: sus ojos brillan en la oscuridad, y se pretende que ve mejor de noche que de dia. Si se cree á todos los naturalistas, su grito se semeja al rumor que haría un Hombre que vomitase con esfuerzo, ó mas bien al mugido de un Becerro, como dice Koempfer, testigo ocular.

La Hiena se defiende del León, no teme á la Pantera, y acomete á la Onza, la cual no la puede resistir: cuando la falta presa, socaba la tierra con los pies, y saca á pedazos los cadáveres de los animales y de los Hombres, los cuales en el país en que habita, se entierran igualmente en el campo. Se halla en casi todos los climas calientes de África y Asia, y parece, que el animal llamado Farasse en Madagascar, que se semeja mucho al Lobo en la figura, con la diferencia de ser mayor, mas fuerte y mas cruel, pudiera bien ser la Hiena. Este animal se ha propagado mucho en Abisinia, y desde el crepúsculo de la tarde hasta rayar el dia, la ciudad de Gondar se encuentra llena de estos animales, que acuden á devorar los cadáveres insepultos que existen en las calles y lugares públicos: Mr. Bruce, durante la noche no podia atravesar un sitio, aun acompañado de gente armada, sin verse atacado por alguna Hiena.
Añade también el mismo viajero, que llegó el caso de tener que combatir con uno de estos animales que había penetrado en su tienda, y que frecuentemente estas fieras devoraban alguno de sus animales de carga. Las Hienas no andan en manadas sino cuando olfatean la carne.

Cuando llega la noche, la Hiena sale de su madriguera, y entra en combate con todo ser viviente que halla á su paso: busca las cabañas y los lugares habitados: el fétido olor de los cadáveres las atrae desde muy lejos: con sus garras abre las sepulturas, y se ceba comiendo los cuerpos ya corrompidos. Pocos animales hay de quien se hayan formado tantas historias absurdas como de este. Los antiguos escribieron con mucha seriedad que la Hiena era macho y hembra alternativamente: que cuando estaba preñada daba de mamar y criaba á sus cachorrillos, y permanecía hembra por todo el año; pero que al año siguiente recobraba las funciones de macho; y hacia ejercer á su compañero los oficios de hembra. Es claro que esta fábula no tiene mas fundamento que la abertura á modo de incisión que se nota así en el macho como en la hembra, independientemente de las partes propias de la generación, las cuales en ambos sexos tiene la Hiena semejantes á las de todos los demás animales. Sé ha dicho que sabia imitar la voz humana, retener los nombres de los pastores, llamarlos, encantarlos, pararlos, hacerlos inmóviles y al mismo tiempo obligarlos á huir, hacerles olvidar sus rebaños, volverlos locos de amor, etc.
(BUFFON.)

HIENA DE ABISINIA.
Hyoena Brucéi.—Canis hyoenomelas (Bruces.)

A veces llega á cinco pies y nueve pulgadas de longitud total; y su cola tiene veinte y una pulgadas, sus formas generales se aproximan mas á las del Perro, y no tiene las ancas tan bajas é inclinadas como la Hiena rayada, de la cual se diferencia además, por el color que es un rojo castaño, mas claro en las orejas y en la cabeza, por su hocico mas largo y semejante al de un Perro, por su melena de color rojo castaño y no negro, y por su cola también de un rojo castaño, cuyos pelos, lo mismo que los de la melena, no son anillados de negro en la punta. No tiene la garganta negra, y sí solo una mancha que asciende hasta la mandíbula inferior; las orejas largas de mas de nueve pulgadas no están desnudas, sino cubiertas de un vello muy fino y corto. Por lo demás es rayado de negro casi del mismo modo, con la diferencia de que las listas de las piernas posteriores no son transversales, sino longitudinales, lo cual constituye, un carácter específico muy notable.

HIENA MANCHADA.
Hyoena capensis (Desm.); Canis crocatus (Lin.); Hyoena rufa (F. Cuv.) Lobo-Tigre (Kolbe.) No es la hienoide pintada.

Tiene el pelo pardo rojizo muy marcado; la cabeza roja con un matiz negruzco en la frente y entre los ojos; la parte inferior de la frente es de un castaño rojizo; y solamente es blanquizca la. parle inferior del cuello y de la frente. En los costados se ven manchas negruzcas poco distantes, lo mismo que en los muslos y ancas; tiene una faja negruzca á los lado del cuello; las piernas y pies negruzcos, con la parte interna de las anteriores de un blanco rojizo; la cola roja en su primera mitad y negruzca en la restante.

HIENA DE CUVIER.
Hyoena Cuvieri

Es de color pardo blanquizco que tira á leonado, y presenta manchas de color castaño, redondas y limpias en los costados y encima de los muslos; las de la espalda forman una taja que se continúa con una lista de color castaño longitudinal de cada lado del cuello; los pies son blanquizcos, algo matizados de rojo hacia la parte inferior; la cabeza es de color castaño en el fondo, lo mismo que la espalda: presenta algún color castaño en las mejillas y rojo en el vértice. Esta especie á la Cual los autores han aplicado sin razón el nombre de la precedente se encuentra, también en el Cabo de Buena Esperanza, aunque es ni mucho mas rara. Por lo demás tiene los mismos hábitos.

HIENA DE COLOR CASTAÑO.
Hyoena fusca (Geoff.)

No es la Hiena de color castaño de Fed. Cuv. Es algo mayor que la Hiena rayada; tiene el cuerpo en

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En diciembre se hielan las cañas y se asan las castañas.
Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.
En diciembre la tierra se duerme.
Nada es tan amargo que no encuentre en el alma algún consuelo. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.