Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Hienas. Género Protele. 330


teramente cubierto de pelos largos y ásperos, de color castaño negruzco, que le cuelgan por los lados; al paso que los que cubren la cabeza son cortos y de un castaño parduzco; tiene varias listas transversales en las piernas delanteras y en los pies posteriores; la cara interna de las extremidades, la inferna del vientre y lá cola, son pardo blanquizcas. Se ignora su procedencia y sus costumbres.

GENERO PRÓTELE.
Proteles (Geoff.)

COMO el único trabajo completo que acerca de este género existe, es la memoria que sobre él publicó M. Isidoro Geoffroy S. Hilaire, insertamos á continuación sus mas interesantes detalles, que comprenden caracteres genéricos de grande importancia.

«Me propongo en este trabajo establecer el nuevo género que designaré con el nombre de Proteles (protele): este nombre recordará que los pies delanteros del nuevo animal, están completos en cuanto al número de dedos, por oposición con los dé la Hiena, que no son mas que tetradáctilos. Sacado á la verdad de un carácter que está lejos de tener mayor importancia, tiene por lo menos la ventajado indicar una distinción exterior muy marcada y muy fácil entre dos animales que se parecen tanto exteriormente.

«Las grandes semejanzas exteriores que acabo de indicar entre la Hiena y el Protele recaen sobre el tronco, y especialmente sobre las extremidades que se diferencian mucho de las de la Hiena, sobre todo por sus dimensiones proporcionales; sin embargo , á pesar de todos estos puntos de semejanza exterior, basta una mirada para distinguir á los dos animales. En efecto, un hocico obtuso y como truncado que termina en una cabeza recogida, caracteriza á las Hienas; un hocico bastante fino y largo, que termina una cabeza con proporciones elegantes, caracteriza por el contrario al Protele; de manera que su cabeza se acerca mas á la del Gato de Algalia ó de la Zorra por su forma general. Esta relación que ha dado la inspección inmediata de las partes exteriores, la da igualmente el estudio del cráneo.

»En general el sistema huesos de la cabeza presenta bien todas las condiciones de la juventud, los huesos; poco compactos, poco gruesos están separados por suturas muy pronunciadas en todas partes, esceptuando el occipucio donde se observan ya crestas bastante fuertes. Una cabeza de Hiena joven, una cuarta parle menos larga que la del adulto, tiene las suturas y las crestas en el mismo estado con corta diferencia, pero el grueso y densidad de sus huesos, guarda proporciones mucho mas considerables.

»E1 arco cigomático se diferencia mucho del de la Hiena en lo mas importante que tiene; pero por sus detalles secundarios se le parece de un modo notable, alejándose mucho por el contrario del Gato de Algalia. Este carnicero lo tiene mas largo, delgado y paralelo con el eje dé la cabeza, el cigomático es estrecho y delgado; su apófisis orbitaria, así como la del frontal no existen; lo contrario sucede en el Protele y en la Hiena, los arcos cigomáticos son fuertes, gruesos, mas separados hacia el temporal que hacia la órbita; el cigomático es muy ancho, y las apófisis orbitarias son muy pronunciadas. La diferencia consiste en que en el Protele el arco está menos echado atrás, y sobre todo mucho menos separado, siendo la apófisis cigomática del temporal mucho mas corta, y no pudiendo el cigomático articularse con él sino acercándose mucho al cráneo. Estas condiciones orgánicas hacen que el Protele pase de la forma ancha de la cabeza de las Hienas á la forma prolongada de la de las Zorras, que la caja cerebral sea mas ancha, la masa encefálica mas considerable, disminuyéndose por el contrario la totalidad de los músculos motores de la quijada inferior.

»La abertura de las fosas nasales es ancha y muy echada hacia atrás; el paladar tiene también mucha amplitud. Las dos hileras de molares son sensiblemente paralelas, lo cual se advierte también en los Osos, al paso que el paralelismo no tiene lugar mas que en los dos ó tres últimos molares en las Hienas, en los Perros, en los Gatos de Algalia y demás carniceros. Esta disposición es causa de que el hocico, por otra parte mucho mas corto que el de la Zorra, sea mucho mas ancho en su extremidad. Prolongándose los huesos propios de la nariz con el hocico, y disminuyéndose con él, son también mucho mas cortos que los de la Zorra; pero son mucho mas largos que los de la Hiena. La amplitud del hocico da á las cavidades olfatorias una gran capacidad. No se descubre conducto á lo largo de la sutura de los huesos propios de la nariz como se ve en las Zorras, los Gatos de Algalia y las Hienas.

«Teniendo el Protele joven, como la Hiena joven, las crestas del occipucio ya muy pronunciadas, debe creerse que son muy salientes en el Protele adulto como en la Hiena de igual edad.

»La quijada inferior, corta y bastante semejante á la de la Hiena, presenta sin embargo, alguna modificación notable. Las dos ramas de la quijada apenas son oblicuas la una sobre la otra en toda la extensión en que deben situarse los molares; además los dos bordes dentarios se acercan contorneándose, de donde resulta una especie de escotadura que corresponde á los caninos superiores, y separa los molares inferiores de los caninos y de los incisivos inferiores. Esta disposición hace que, á pesar del paralelismo de las dos hileras de molares de la quijada superior, los molares inferiores encajen como sucede en todos los carniceros, entre los superiores, y son alternos, con respecto á ellos. al paso que los incisivos superiores é inferiores son opuestos. Esta disposición se encuentra en los Osos.

»La quijada inferior del Protele es por otra parte mucho menos fuerte que la de la Hiena; su cóndilo y sobre todo su apófisis coronoides están poco desarrollados.

»Aquí sobre todo es sensible la falta de conocimiento del adulto, porque todos los individuos que he examinado no tenían mas que dos dientes pequeños de leche. Mr. Fed. Cuvier, que entre todos nuestros zoologistas ha puesto mas atención en los dientes, considerados como caracteres zoológicos, ha examinado los dientes del Protele, y así es que no puedo hacer cosa mejor que remitir al lector á que examine este trabajo.

»E1 Prótele tiene mas relaciones con la Hiena, en cuanto á los huesos del tronco. Por el número de las costillas, conserva un medio entre la Hiena y el Gato de Algalia, tiene catorce, son aplastadas y bastante largas: las ocho primeras son las únicas que están articuladas con el esternón. Este hueso no presenta nada de notable, y solo sobresale un poco delante de las costillas. Las vértebras cervicales son muy fuertes, todas sus apófisis muy anchas. Las vértebras lumbares son seis, las sacras dos, lo que compone veinte y nueve vértebras, sin contar las caudales que ascienden á veinte y una ó veinte y dos. La serie de las apófisis espinosas presenta una disposición notable; el atlas y el axis son iguales á los de los demás carnívoros; en las cinco últimas cervicales, las apófisis espinosas son anchas, pero poco salientes; en la región dorsal se alargan súbitamente y con mucho exceso. Esta disposición es peculiar del Protele y de las Hienas, sobretodo de la Hiena manchada, porque en los Gatos de Algalia, en los Gatos comunes y en los otros carnívoros, las apófisis espinosas de las

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

En octubre agua del diez al veinte, para todo es conveniente.
A la carne, vino, y si es jamón, con más razón.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.