Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo

Mamiferos. Carniceros. Tercer Suborden: Carnívoros. Familia Digitígrados. Tribu Gatos. Género León. 335


Hombre, el cuello se compone de siete vértebras, ni mas, ni menos; y estas siete mismas vértebras se hallan en el cuello del León., igualmente que en el de todos los demás animales cuadrúpedos. Otro hecho que también nos ha enseñado la experiencia, es que generalmente los animales carniceros tienen el cuello mucho mas corto que los animales frugívoros, y sobre todo, que los rumiantes; pero esta diferencia de longitud en el cuello de los Cuadrúpedos no depende sino de la magnitud de cada vértebra y no de su número, que es siempre el mismo, como se puede reconocer examinando la inmensa colección de esqueletos que hay en los gabinetes, en los cuales se verá que empezando por el Elefante, y acabando por el Topo, todos los Cuadrúpedos tienen siete vértebras en el cuello, sin que ninguno tenga menos ni mas. En cuanto á la solidez de los huesos del León, que Aristóteles dice no tienen médula, ni hueco alguno en lo interior; á su dureza que compara con la del pedernal, y á su propiedad de dar lumbre frotándolos uno contra otro, todos estos son errores que no debieran haber sido repetidos por Kolbe, ni llegado hasta nuestro tiempo, habiendo hecho mofa de ellos Epicuro en el mismo siglo de Aristóteles.

Los Leones son muy ardientes en el amor, y cuando la hembra está en calor, la siguen á veces ocho ó diez machos que no cesan de rugir alrededor de ella, ni de reñir furiosamente entre sí, hasta que el uno de ellos, vencedor de todos los demás, queda pacífico poseedor y se aleja con ella. La Leona pare por primavera, y no procrea mas que una vez al año, lo que también indica que pasa muchos meses en cuidar y dar de mamar á sus hijos, y que por consiguiente, el tiempo de su primer incremento, durante el cual tienen necesidad de los socorros de la madre, es por lo menos de algunos meses.

En estos animales todas las pasiones, aun las mas suaves, son excesivas, y el amor materno extremado. La Leona , naturalmente menos fuerte, animosa y feroz que el León, es terrible desde el punto que ha parido: entonces es aun mas osada que el León; no teme ningún peligro; se arroja indistintamente á los Hombres y animales que encuentra; los mata, carga con la presa, la lleva y la reparte entre sus cachorros, á los cuales enseña en breve á chuparla sangre y á despedazarla carne. Ordinariamente pare en lugares muy apartados é inaccesibles; y cuando teme ser descubierta, ó confunde sus huellas yendo y viniendo varias veces por un mismo camino, ó las borra con la cola. A veces también, cuando es grande su inquietud, trasporta á otra parte sus hijos, y si ve que se los quieren quitar, se enfurece, y los defiende hasta el último extremo.

Se cree que el León no tiene el olfato tan perfecto, ni la vista tan perspicaz como la mayor parte de los demás animales de presa; y se ha notado que el resplandor del sol parece le incomoda: que rara vez anda por el bosque en medio del dia; que hace todas sus correrías durante la noche; que cuando ve hogueras encendidas alrededor délos ganados, casi no se acerca á ellos ; que no ventea á lo lejos por el olor á los demás animales, siguiéndolos solamente con la vista, y no por el rastro, como lo hacen los Perros y los Lobos, cuyo olfato es mas fino.

El Leon cuando está hambriento, acometo de frente á cuantos animales se le presentan; pero como todos le temen y procuran evitar su encuentro, se ve muchas veces precisado á esconderse y á esperarlos al paso, echándose entre la maleza, desde donde se avalanza á ellos con tanto ímpetu que regularmente los apresa al primer salto. En los desiertos y en las selvas, su alimento mas ordinario son Gacelas y Monos, aunque á estos no los coge sino cuando están en tierra, porque el León no sube á los árboles, como el Tigre ó el Puma; come mucho de una vez, y se alimenta para dos ó tres dias; sus dientes son tan fuertes que con facilidad quebranta los huesos y los traga juntamente con la carne; aseguran que sufre mucho tiempo el hambre; como su temperamento es excesivamente cálido, le molesta mas la sed, y bebe siempre que encuentra agua, la cual coge á lengüetadas como el Perro, con la diferencia que la lengua de este se encorva ó dobla hacia arriba para beber, y la del León hacia abajo, por cuya razón tarda mucho tiempo en beber, y desperdicia mucha agua. Para su .sustento necesita cada dia cerca de quince libras de carne cruda; prefiere la de los animales vivos, mayormente de los que él mismo acaba de matar; y solo forzado de hambre, come de los cadáveres infectos, queriendo mas bien cazar una nueva presa, que volver á buscar los restos de la primera; pero aunque el León se mantiene por lo común de carne fresca, su aliento es muy hediondo, y su orin tiene un hedor intolerable. El rugido del León es tan fuerte que cuando por la

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
La ley no es otra cosa que la conveniencia del mas fuerte. platón.

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.