Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1

Mamiferos. Orden Quinto: Roedores. Roedores Hervíboros o Acledianos. Familia de Liebres. Género Liebre. 426

en la isla de Melville. La hembra por lo regular pare ocho hijuelos.

LIEBRE DE VIRGINIA.
Lepus virginianus (Harl.)

Es de color pardo castaño, ó pardo plomizo en verano, y blanca en invierno. En todos tiempos tiene un círculo leonado rojizo alrededor de los ojos; la cola muy corta y las orejas casi de la longitud de la cabeza. Vive en las praderas que hay á orillas del Missuri, y no se construye madriguera.

TAPETI.
Lepus brasiliensis (Lin.)

Es mas pequeño que el Conejo; tiene el pelo variado de castaño negruzco, y de amarillento en las partes superiores, con una especie de collar blanco en medio del pecho; las orejas mucho mas cortas que la cabeza; y la cola tan corta, que se oculta entre los pelos de los muslos. Habita en el Brasil y el Paraguay; vive en los bosques, no se escava madriguera, sino que se recoge en el hueco de troncos viejos.

TOLAI
Lepus tolai (Gml.)

Es algo menor que la Liebre común, y un poco mayor que un Conejo. Tiene la cabeza y espaldas de un color gris claro y castaño; el hocico, el pecho y demás partes inferiores blancas; la nuca, la parte inferior del cuello y las orejas amarillentas, orladas de negro superiormente; la cola es también blanca en su cara inferior y negra en la superior. Habita en Siberia, Mongolia y Tartaria. Cuando se ve perseguido por los Perros, huye en línea recta refugiándose en la primera hendedura de las peñas, ó en el primer, hueco que encuentra.

CONEJO DE LAS ARENAS.
Lepus arenarius (Isid. Geoff.)

Es una cuarta parte mas pequeño que el Conejo común; tiene el pelo pardo ceniciento; el pecho, miembros, costados, contorno de los ojos, y el hocico rojos; la mancha de la cerviz es parda y muy pequeña, la parte inferior de la cabeza blanco-rojiza, y la inferior del cuerpo blanca pura: la cola es también blanca en su parte superior, las orejas del mismo color que las de los Conejos, solo que tienen una mancha negra mas extensa en la punía. Habita en el país de los hotentotes.

CONEJO DE MAGELLANIA.
Lepus magllanicus (Less. y Garn.).

Es enteramente dé color rojizo violáceo, con manchas blancas; las orejas castaño rojizas, y mas cortas que la cabeza. Vive reunido en grandes manadas en las islas Malvinas, y se construye conejeras debajo de los escasos matorrales que en aquel país existen.

CONEJO DE AMÉRICA.
Lepus Hudsonius (Pall.): Lepus americanus (Desm.)

Es del tamaño de un Conejo mediano; tiene el pelo castaño rojizo, con rasgos pardos en algunas partes; el vientre y parte inferior del cuello de color blanco; las orejas mas cortas que la cabeza, y negras en la punta: la cola es blanca en su cara inferior y parduzca en la superior. Su longitud es de dos pulgadas, lo cual le diferencia del Tapeti. Durante el invierno se vuelve blanquecino. Habita en la América septentrional, pero no construye conejeras.

CONEJO ORDINARIO.
Lepus cuniulus (Lin.)

Tiene el pelo pardo con mezcla de leonado y con una mancha roja en la nuca; el vientre y el pecho blanquecinos, las orejas casi de la misma longitud que la cabeza, parduzca en el exterior, y de color rojo con rasgos interiormente, y una orla negra en la parte superior; la cola es blanca inferiormente, y de color castaño en la cara superior.

La fecundidad del Conejo es aun mayor qué la de la Liebre; y sin dar crédito á lo que dice Wotten, que de un solo par que se llevó á una isla, se encontraron seis mil al cabo de un año; es constante que estos animales multiplican tanto en los paises que les convienen , que la tierra no puede alimentarlos; destruyen las yerbas, las raíces, los granos, las frutas, las legumbres, los arbustos y hasta los árboles; y sino hubiese contra ellos el socorro de los Hurones y de los Perros, harían desertar á los habitantes de los campos. No solo se une mas á menudo el Conejo con su hembra, y produce con mas frecuencia y en mayor número que la Liebre, sino que tiene también mas recursos para libertarse de sus enemigos, pues se oculta fácilmente de la vista del Hombre, y las madrigueras que escava en la tierra y en que habita por el dia y da á luz sus hijuelos, le libertan del Lobo, de la Zorra y de las aves de rapiña; en ellas vive con toda seguridad, y cría y sustenta sus hijos hasta la edad de cerca de dos meses, sin hacerlos salir del vivar para conducirlos al campo, hasta que están enteramente criados.

Solo esto basta para probar que el Conejo está dotado de mas sagacidad que la Liebre; ambos tienen la misma conformación, y pudieran igualmente construir vivares.

Los Conejos que se crian en las casas, varían en el color, como sucede con todos los demás animales domésticos.

Estos animales pueden engendrar y producir desde edad de cinco ó seis meses: aseguran que son constantes en sus amores, y que comunmente toman una sola hembra y no la dejan; esta se halla casi siempre en calor, ó á lo menos en estado de recibir el macho; su preñado dura treinta ó treinta un días, y produce cuatro, cinco, seis, y á veces siete y ocho gazapos. La Coneja tiene lo mismo que la Liebre dos matrices, y por consiguiente puede producir en dos diferentes tiempos; sin embargo, parece que las superfetaciones son menos frecuentes en esta especie que en aquella, lo que acaso puede provenir de que las Conejas mudan menos de macho, y tienen menos cópulas fuera de sazón.

Algunos días antes de parir forman las Conejas una nueva madriguera, no en línea recta sino tortuosa, y á lo último de ella hacen una escavacion, después de lo cual se arrancan una porción de pelo del vientre para hacer una especie de cama y colocar en ella sus hijuelos. En los dos primeros días no se apartan de ellos, ni salen sino cuando las obliga la necesidad, restituyéndose á su lado luego que han tomado alimento: en dicho tiempo comen mucho y muy deprisa, y de este modo cuidan y sustentan sus hijos por espacio de mas de seis semanas. Hasta esta época no los conoce el padre, el cual no entra en el vivar que la madre ha formado; y solo cuando los gazapos empiezan á salir á la boca del vivar y á comer la yerba cana y otras que la madre les presenta, parece que el padre empieza á reconocerlos; les toma entre sus patas, les alisa el pelo, les lame los ojos, y todos sucesivamente participan de sus caricias; en este mis

 

Página siguiente

 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

Abril que truena, anuncia cosecha buena.
Ni te fíes de hombre chico, ni te subas en borrico.
En abril, aguas mil.
No aprendemos gracias a la escuela, sino gracias a la vida. Séneca

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

Copyright 1996-2017 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookis para seguimiento de usuarios, pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookis en esta web.