Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Zoologa o Reino Animal. Antropologa. Origen y antigedad del hombre en la creacin. 79

rcter nacional que llevan en s, una alta importancia para ayudar reconocer la semejanza la diferencia de las razas. Lo que les da esta importancia es que la comunidad de su origen es un hilo conductor por medio del cual se penetra en el misterioso laberinto en que la unin de las disposiciones fsicas del cuerpo con los poderes de la inteligencia se manifiestan bajo mil formas diversas. Los progresos notables que el estudio filosfico de las lenguas ha hecho en Alemania desde hace medio siglo facilitan las investigaciones sobre su carcter nacional, sobre lo que parece deben al parentesco de los pueblos que las hablan. Pero, como sucede en todas las esferas de la especulacin ideal, al lado de la esperanza de un botin rico y seguro, se halla el peligro de las ilusiones, tan frecuentes en semejantes materias.

Estudios etnogrficos positivos, sostenidos por un conocimiento profundo de la historia, nos ensean que son necesarias grandes precauciones en esta comparacin de pueblos y de lenguas, de que se han servido en cierta poca. La conquista, la costumbre, de venir en reunin, la influencia de una religin estraa, la mezcla de razas cuando haya tenido lugar con un corto nmero de emigrados mas fuertes y mas civilizados, han producido un fenmeno que se nota la vez en los dos continentes, saber: que dos familias de lenguas enteramente diferentes pueden encontrarse en una misma y sola raza; que, por otro lado, en pueblos de origen muy diverso pueden encontrarse idiomas de un mismo origen de lenguas. Los grandes conquistadores asiticos han contribuido sobre todo a crear en la historia este doble y singular fenmeno por el poder de ss armas, por el cambio y trastorno de los pueblos.

La lengua es una parte integrante de la historia de el espritu, y aun cuando el espritu en su feliz independencia se imponga s mismo leyes que sigue bajo las influencias mas diversas; aun cuando la libertad que le es propia se esfuerzo constantemente en libertarle de estas influencias, no sabr deshacerse completamente de la cadena que le une la tierra. Siempre queda alguna cosa d las disposiciones naturales que se deben al suelo, al clima, la serenidad de un ciclo azul, al aspecto sombro de una atmsfera cargada de, vapores.

Sin duda la riqueza y la gracia en la estructura de una lengua son la obra del pensamiento de que nacen, como la flor mas delicada de el espritu; pero no se hallan menos estrechamente unidas las unas las otras las dos esferas de la naturaleza fsica y de la inteligencia del sentimiento; por cuya razn no hemos querido omitir estas ligeras consideraciones sobre las relaciones de las razas y de las lenguas.

Admitiendo la unidad de la especie humana, desechamos, por una consecuencia necesaria, la distincin desoladora de razas superiores y razas inferiores. Sin duda existen familias de pueblos mas susceptibles de cultura, mas civilizados, mas esclarecidos; pero no existe ninguna que sea mas notable que las dems. Todas han nacido igualmente para la libertad, para esta libertad que en un estado de sociedad poco avanzado no pertenece mas que al individuo; pero que, en las naciones llamadas al goce de verdaderas instituciones polticas es el derecho de la comunidad entera. Una idea que se revela al travs de la historia, estendiendo cada dia su saludable imperio, una idea que, mejor que. cualquiera otra prueba el hecho, tantas veces disputado, pero mas veces aun mal comprendido de la perfectibilidad general de la especie, es la idea de la humanidad. Ella es la que tiende derribar las barreras que las preocupaciones y miras interesadas de toda especie han levantado entre los hombres, y hacer considerar la humanidad en su conjunto, sin distincin de religion, de nacin, de color, como una gran familia de hermanos, como un cuerpo, nico que camina hacia un solo y mismo fin, el libre desarrollo de las fuerzas morales. Este objeto es el objeto final, el objeto supremo de la sociabilidad, y al mismo tiempo la direccin impuesta al Hombre por su propia naturaleza para el engrandecimiento indefinido de su existencia. Observa la tierra en toda su ostensin; el cielo en todo lo que le es posible descubrir, iluminado de estrellas, como su ntima propiedad, como un doble, campo abierto su actividad fsica intelectual. El joven aspira salvar las montaas y los mares que circunscriben su estrecha morada, y despus, replegndose sobre s mismo como la planta, suspira de haber concluido la vuelta. Esto es, en efecto, lo que Constituye lo admirable y lo bello que existe en el Hombre; porque este doble anhelo hacia lo que desea y hacia lo que ha perdido es lo que le preserva del peligro de ligarse de una manera esclusiva al momento presente. De esta manera arraigada en las profundidades de la naturaleza humana, dirigida al mismo tiempo por sus instintos los mas sublimes, esta unin benfica y fraternal de la especie entera viene ser una de las grandes ideas que presiden la historia de la humanidad.

Otra cuestin, no menos importante que la del origen del Hombre, es la de su edad en la superficie del globo, su antigedad en la creacin. Este problema, tan grave como el primero, ha sido discutido basta el presente sin datos positivos para juzgarle de una manera infalible. Mas hoy, que la geologa nos presenta un vasto campo de brillantes descubrimientos; hoy que esta ciencia sublime mantiene en su seno un foco de luz viva, no dudamos que nos guiar con paso certero hasta la realidad, siempre que sometamos un anlisis profundo y severo este grande enigma de la naturaleza.

Existi el Hombre antes de la terrible catstrofe llamada diluvio?

El estudio de los fsiles del Hombre es el que puede contestar esta pregunta. Desgraciadamente los restos humanos que hasta, ahora se han encontrado en varias cavernas son en tan corto nmero que han dado lugar grandes debates entre los gelogos para determinar su edad relativa, para fijar la poca en que fueron depositados en estos puntos. Mas si examinamos con detenimiento los terrenos en que se encuentran y las circunstancias que les rodean, podremos hacer muy probable la existencia anterior al diluvio.

Antes de mencionar brevemente los fsiles humanos encontrados en varias cavernas, bueno ser que hagamos observar que la mayor parte de los gelogos, aun los mas distinguidos, se dejan caer en dos errores fundamentales al determinar la verdad relativa de, estos restos. El primero es que exigen muchas veces que la masa de los restos humanos del diluvio sea mayor que la que se puede suponer realmente, si se atiende las consideraciones siguientes: 1.a L duracin del perodo, durante el cuales de presumir que, han existido en la tierra antes del diluvio las diferentes razas del Hombre, fue corta relativamente, al paso que se puede demostrar que el reino animal con sus numerosas especies, comprendiendo cada una un nmero considerable, de individuos, ha existido en la tierra durante muchos perodos, en los que ha tenido cada una la duracin de millares de aos; 2.a Los restos de los hombres que han perecido por el diluvio no pueden en general encontrarse sino en las capas diluvianas mas recientes (los depsitos arenosos del terreno errtico, las arenas de cantos errticos); y como estas capas se hallan en general corea de la superficie, la petrificacin no se verifica sino con mucha dificultad; 3.a Durante las grandes revoluciones de la naturaleza, los animales, buscan casi

Pgina siguiente

Antropologa. Importancia y sublimidad del Hombre en la creacin. Zoologa o Reino Animal. Mamferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

 

ndice de pginas y de contenidos, ndice de ilustraciones.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
Leer sin meditar es una ocupación inútil. Confucio



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.