Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Buffon: Mamiferos. Cuadrumanos. Genero Orang o Satiro. 162

A estos hechos nicamente se limitan nuestras observaciones acerca de los medios de defensa que tienen los Orangutanes; pero me parece que son suficientes para penetrarse de que estos animales pueden suplir con los recursos de su inteligencia, lo que les ha negado su organizacin fsica.

Las necesidades naturales de estos cuadrumanos son tan fciles de satisfacer, que deben hallar en su organizacin bastantes medios para no verse obligados emplear activamente bajo este concepto sus dems facultades. Las frutas son los principales alimentos de que viven; y segn ya dejamos dicho sus miembros estn esencialmente organizados para subirse los rboles. Es, pues, verosmil que en su estado de naturaleza, empleen mucho mas estos animales su inteligencia para evitar los peligros que para subvenir sus necesidades. Pero todas las relaciones deben necesariamente cambiar cuando entran en sociedad bajo la proteccin del Hombre: sus peligros se disminuyen, y se aumentan sus necesidades. Esto mismo nos lo prueban todos los animales domsticos, y lo que con mayor fundamento debia acreditarnos el Orangutn. En efecto, su inteligencia tiene muchas mas ocasiones de emplearse para satisfacer sus deseos que para libertarse de los peligros. Debo colocar en esta, primera divisin un fenmeno que podra depender del instinto, el nico de este gnero que este animal me ha dado. Mientras que la estacin no permiti que se le dejase salir, tenia una costumbre singular, y cuya causa habra sido difcil adivinar: era la de subirse un escritorio viejo para escrementar all; pero luego que la primavera trajo el calor y se le dej en libertad para salir del aposento, se vio la razn de este singular proceder. Jams dej de subirse un rbol para satisfacer las necesidades de esa naturaleza; como que se emple este medio con buen resultado para corregir su estreimiento habitual.

Hemos visto que una de las principales necesidades de nuestro Orangutn era la de vivir en sociedad, y de aficionarse las personas que le trataban con benevolencia. Profesaba Mr. Decaen un afecto casi esclusivo, y de ello le dio muchas veces testimonios singulares. Un dia entr este animal en la habitacin de su amo, que aun estaba en la cama; y enajenado de gozo salt encima, le abraz con fuerza, y aplicando sus labios al pecho, empez chuprtela piel como frecuentemente hacia con los dedos de las personas que le agradaban. En otra ocasin dio aquel animal Mr. Decaen una prueba aun mas evidente de su cario. Tenia la costumbre de presentarse las horas de comer, que sabia muy bien, para pedir su amo algunas golosinas. Para esto se suba por detrs la silla en que Mr. Decaen estaba sentado, de suerte que no podia verlo: all sentado reciba los regalos que queran darle. A su llegada las costas de Espaa se vio Mr. Decaen obligado ir tierra, y le reemplaz en la mesa otro oficial del buque: el Orangutn, segn acostumbraba, entr en la cmara, y fue sentarse sobre el espaldar de la silla en que supona que su amo estaba sentado; pero luego que advirti su engao y que Mr. Decaen no estaba, se neg comer nada, se ech en el suelo y daba gritos de sentimiento golpendose la cabeza. Con frecuencia le vi manifestar as su impaciencia cuando le negaban alguna cosa que deseaba mucho y que habia pedido. Habra podido obrar as este Orangutn por una especie de clculo? Casi podria creerse, porque cuando estaba colrico levantaba la cabeza de vez en cuando, y callaba para mirar las personas que estaban su inmediacin y ver si habia producido algn efecto en ellas y se disponan ceder: cuando le pareca no notar sntomas favorables en las miradas acciones de las personas, volva gritar como antes.

Esta necesidad de afecto induca ordinariamente nuestro Orangutn buscar las personas que conoca y huir de la soledad, que pareca le era muy desagradable, y le impeli un dia emplear su inteligencia de un modo muy notable. Le tenan en una pieza inmediata al gabinete en que ordinariamente se reuna la tertulia; muchas veces se habia subido una silla para abrir la puerta del gabinete; el sitio ordinario de la silla estaba cercado aquella puerta, la cual se cerraba con un pestillo. Para evitar que entrase, quitaron una vez la silla del lado de la puerta; pero no bien la hubieron cerrado cuando la vieron abierta, y al Orangutn que se bajaba de aquella misma silla que habia arrimado para ponerse al alcance de la cerradura. No cabe duda que jams se le habia enseado obrar de aquel modo, y que no lo habia visto hacer nadie. Todo lo que habia podido aprender por su propia esperiencia es que, subindose una silla podia ponerse al nivel de las cosas que estaban mas altas que l, y habia podido ver por las acciones de los otros que las sillas eran trasportables de un sitio otro, y que la puerta de que se trata se abria apretando el pestillo: todo l dems del hecho fue calculado por l. Los hombres, por lo dems no son los nicos seres diferentes de los Orangutanes, quienes estos pueden apegarse: nuestro animal haba tomado dos gatillos un cario que no siempre le era grato. Ordinariamente tenia al uno al otro en brazos, y otras veces se diverta en ponrselos sobre la cabeza; pero en aquellos diferentes movimientos teman los gatos caerse, y se agarraban con las uas al pellejo del Orangutn, el cual sufra con paciencia el dolor que le causaban. Dos tres veces en verad, examin con atencin las manos de aquellos animalitos; y despus de haber descubierto sus uas, trat de arrancrselas, aunque solamente con los dedos: como no pudo hacerlo, prefiri tener paciencia sacrificar el gusto de jugar con ellos. Pareca que el instinto tenia alguna parte en el movimiento que le impulsaba ponerse los gatillos encima de la cabeza. Si algunos papeles pequeos le venian las manos, se los ponia sobre la cabeza; si llegaba una chimenea, tomaba las cenizas puados y se cubra con ellas la cabeza; y lo mismo hacia con la tierra, con los huesos que haban roido, etc.

Hemos dicho, que para comer tomaba sus alimentos con las manos con los labios: no era muy hbil en el manejo de nuestros instrumentos de mesa, y en este concepto estaba en el caso de los salvajes quienes se ha querido hacer que coman con nuestros cuchillos y tenedores; pero su inteligencia suplia lo que le faltaba de destreza, y cuando los alimentos que estaban en su plato no se colocaban fcilmente en su cuchara, se la daba su vecino para que se la llenase. Bebia muy bien en un vaso, tenindole con ambas manos. Un dia, despus de haber puesto su vaso sobre la mesa, vio que no estaba plomo y que se iba caer, y puso la mano por el lado inclinado del vaso para sostenerle. El primero de estos hechos se ha repetido aqu presencia de muchas personas, y el segundo me lo ha referido Mr. Decaen.

Casi todos los animales tienen necesidad de preservarse del fri, y es muy verosmil que los Orangutanes estn en este caso, sobre todo en tiempo de lluvias. Ignoro cuales son los medios que estos animales emplean en su estado de naturaleza para preservarse de la intemperie de las estaciones. Nuestro animal se habia acostumbrado envolverse en mantas, y tenia una continua necesidad de hacerlo as. En el buque se apoderaba de cuanto le pareca bueno para taparse; as es que, cuando algn marinero habia perdido alguna ropa, casi siempre podia asegurarse que la encontrara en la cama del Orangutn. El cuidado que este animal tenia de taparse le

Pgina siguiente

 

ndice de pginas de Mamferos.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
Leer sin meditar es una ocupación inútil. Confucio



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.