Castilla de la Mancha
agosto 13, 2021 Por admin

En Castilla-La Mancha su rico patrimonio histórico-artístico van de la mano con la afabilidad de su gente

Te esperan variados eventos de gran referencia, como festivales y ferias; además, centenarias tradiciones y ciudades únicas que trasladan a épocas medievales y otras más contemporáneas. 

Situada en la parte central de la península ibérica, formada por cinco provincias y 919 municipios, encontramos a la Comunidad Autónoma Castilla-La Mancha, su capital es Toledo y la ciudad más poblada es Albacete. Es la tercera más extensa de España y su población supera los dos millones de habitantes. A nivel geográfico en la comunidad se diferencian claramente dos tipos de paisajes, un sistema montañoso muy marcado y amplio territorio de llanura.  

Sus raíces históricas están marcadas en las huellas dejadas por los romanos, íberos, visigodos, musulmanes y cristianos, quienes dejaron amplia huella en la región. Su patrimonio artístico y natural es muy rico, cuenta con maravillosos rincones históricos, tres de sus ciudades son Patrimonio de la Humanidad, declaradas por la UNESCO, Cuenca, Toledo y Almadén; doce ciudades forman parte del arte rupestre del arco mediterráneo de la península ibérica y en su territorio casi 300 mil hectáreas están dedicadas a espacios naturales protegidos.  

Ciudades Patrimonios de la Humanidad 

Cuenca

Esta ciudad de más de 56 mil habitantes, preserva un importante patrimonio histórico y arquitectónico, principalmente localizado en toda la ciudad antigua. Desde 1996 su casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Posee una gran cantidad de museos, todos dignos de conocer. Entre ellos destacan el Museo de Arte Abstracto Español, el Museo de Cuenca y el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha. No puedes pasar por Cuenca sin visitar el Barrio del Castillo, la Catedral de Cuenca, Barrio de San Pedro, el Ayuntamiento, Puente de San Pablo, sus famosas Casas Colgadas, la Torre Mangana, la Calle Alfonso VIII, el Monasterio de Uclés y otros espacios. Una ciudad con aire medieval, animado ambiente y rica gastronomía. 

Toledo

Hasta la conquista romana en 193 a.C. esta ciudad fue importante centro carpetano; luego de la invasión germánica fue la principal sede eclesiástica del Reino visigodo hasta el año 711, cuando fue conquistada por los musulmanes, cuyo dominio se extendió hasta la toma de la ciudad por Alfonso VI en 1085. Se conoce como “la ciudad imperial” por haber sido principal de la corte de Carlos 15 y su valiosa historia se debe a las tres culturas que por siglos la poblaron, los cristianos, judíos y musulmanes. 

Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986; ubicado en la margen derecha del Tajo, en una colina que la rodea un pronunciado meandro. Visitar a Toledo implicar conocer numerosos espacios e infraestructuras históricas de diferentes épocas; Mezquita Cristo de la Luz, Calzada Romana, plaza de Zocodover, edificio del Alcázar de Toledo (actualmente un museo), plaza del Ayuntamiento, palacio Arzobispal, catedral de Toledo, iglesia de los Jesuitas, iglesia de Santo Tomé de Toledo y la Sinagoga del Tránsito. 

Almadén

Es una fascinante ciudad, que posee importantes minas de cinabrio, mineral del que se extrae el mercurio, hoy día cerradas, pero de gran atracción turística. En el año 2012 fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Unesco. Existen en Almadén lugares que impresionan al visitante bien sea por su belleza, su ubicación o el  entorno que les rodea. 

En Almadén tienes que visitar su impresionante Patrimonio del Mercurio, en el que se incluyen entre otros los siguientes bienes: Mina de Almadén y su conjunto minero de interior, conjunto minero de exterior y Casa Academia de Minas. 

También puedes conocer el Castillo de Retamar, los restos arqueológicos de la Cárcel de Forzados, el Real Hospital de Mineros de San Rafael, Plaza de Toros, Museo Municipal, Casa del Minero, Castillo de Gewerkenegg, Museo arqueológico-etnográfico, Real Palacio de la Superintendencia, Museo Taurino e iglesia de San Juan.   

Lugares especiales de Castilla de la Mancha

Otros fascinantes rincones

Aunque no tan conocidos, también son unos destinos ideales para preparar una ruta en la Comunidad Castilla-La Mancha, colmados de fascinantes lugares y actividades únicas, son territorios que  no puedes dejar de conocerlos: 

Alcalá de Júcar

No es un territorio de grandes monumentos ni de edificios majestuosos, es al contrario un pueblo sencillo y popular que ha sabido conservar su legado histórico  y en especial su urbanismo medieval. 

Molinos de Campo de Criptana y Consuegra

Diez molinos de viento en Campo de Criptana en Ciudad Real, con más de 500 años, se alzan sobre un cerro, emulan a gigantes de la historia y son monumentos vivos del pasado industrial de nuestro país;  tres conservan la maquinaria original del siglo XVI y los otros siete son museos de diferentes tópicos. También en Consuegra (Toledo) se pueden observar doce imponentes molinos perfectamente alineados en el cerro Calderico. 

Sigüenza

Ubicado en el municipio de Guadalajara,  Sigüenza es un fantástico pueblo que en todos sus rincones desprende aire medieval. Monumentos como su castillo, que hoy día es un Parador Turístico y la catedral de Santa María de Sigüeza, con su famosa torre del Gallo de un aspecto militar defensivo, es parte de lo que este singular pueblo muestra a sus visitantes. Todo esto acompañado de una suculenta propuesta gastronómica y la atención esmerada de sus habitantes.   

Brihuega

Este singular y monumental pueblo del municipio Guadalajara,  referencia de la Alcarria, muestra en primer plano a quien la visite su castillo de la Peña Bermeja. Pero su  vista principal tiene que ver con el plano subterráneo y son sus cuevas, que en otros tiempos fueron conexiones entre castillos o de estrategias militares y hoy albergan los vinos y las comidas a modo de bodegas. 

Chorros del río Mundo

Ubicado en Albacete, este espectacular paraje natural ofrece una vista singular y  poco conocida que es digna de admiración. Comienza con el nacimiento del afluente del Segura, poco común y maravillosa; en medio de un circo cortado a pico, una gruta de más de 25 metros de  diámetro lanza al vacío hálitos de agua que al estrellarse a más de ochenta metros abajo contra las rocas, juguetea entre una aglomeración de cascadas y pozos de extraordinarias bellezas, conocidos como los Chorros del río Mundo.   

Parque Nacional de Cabañeros

Paraje excepcional y con inmenso valor ecológico que se ubica entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, que alterna la montaña y sus características con la llanura cerealista. En el relieve de montaña destaca el bosque de encina, alcornoque, quejigo y madroños y en sus llanuras, se taló la vegetación autóctona para cultivar cereales. 

Plaza Mayor de Almagro

Bella plaza que evoca a un inmenso escenario teatral, es una de las más bellas de Castilla. Su disposición rectangular y rodeada de balcones y galerías, todas de maderas y soportadas por 81 columnas de piedras, en otros tiempos fueron utilizadas como palcos para diferentes tipos de actos públicos, entre ellos las corridas de toros, hasta que fueron prohibidas en 1785.  En una de las casas contiguas a la plaza fue descubierto el mejor corral de comedia, que eran teatros populares del siglo XVII 

Tradiciones muy particulares

En Castilla-La Mancha son muy comunes diversas tradiciones, no puedes visitarla en Semana Santa sin conocer las tradicionales tamboradas de Hellín y  Tobarra en la provincia de Albacete. 

En Hellín, en tiempos de Semana Santa, específicamente el Miércoles Santo, el Viernes de Dolores, el Sábado de Gloria y el Domingo de Resurrección, más de 20.000  tamborileros vestidos con un pañuelo rojo o capuz negro y una túnica oscura con el escudo sobre el pecho, sacuden las calles de los pueblos con estampidos de tambores provocando un espectáculo único y de gran impacto. 

En Tobarra durante la misma época disfrutarás del mismo compás, pero también podrás encontrar  un fascinante museo sobre el tambor, único en el mundo.   

En Cañamares, Municipio Cuenca, se cultiva el 80% de la producción nacional de mimbre, este se recoge de finales de noviembre a mayo. En la serranía de Cuenca se observan hermosos paisajes con este cultivo que durante su época de siembra se extiende como una alfombra de color rojo y púrpura. El mimbre es convertido en hermosos sillones, baúles o cestas, y es una tradición muy arraigada en esta zona que es el mayor centro de producción de artesanía con el mimbre del país.